Madrid

El Zendal, un hospital donde los pacientes no pueden ni “lavarse los dientes”

Pacientes de la clínica, aseguran que durante su estancia sufrieron cortes de luz y agua.
jueves, 14 de enero de 2021 · 09:12

El Hospital Isabel Zendal “va a contribuir a que Madrid siga contando con uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo”, había dicho la presidenta regional, Díaz Ayuso. La puedes escuchar en el anterior video de Europa Press.

Sin embargo, desde el día de la inauguración que este centro hospitalario dista de ser “un pulmón asistencial”. Primero por su excesivo gasto, segundo por los traslados obligatorios y tercero por no querer atender a enfermos graves que necesiten UCI.

Ahora dos pacientes del hospital de emergencias, revelan un cuarto motivo para criticar esta construcción que costó alrededor de 135 millones de euros; según informó Público el pasado 31 de diciembre.

Se trata de Carolina Redondo y Carmen Jiménez, quienes ingresaron al Zendal en el mes de enero derivadas, casi por obligación, desde Getafe. “Me dijeron que era sí o sí, obligada, porque estaban obligados ellos también a mandarnos allí”, afirmó Carolina.

En declaraciones a Cadena Ser, estas internas han revelado que, durante el día de ayer, miércoles, estaban “sin agua y sin luz” en la Clínica. También denuncian que los baños están “anegados” y que “no nos hemos podido lavar ni los dientes, ni las manos”.

Según cuentan las mujeres, en los baños del Hospital hace días que no hay agua caliente. “Anteayer me intenté higienizar con agua fría como pude”, explica Carmen, mientras que Carolina asegura que pudo hacerlo con “el agua a medias, el sábado”.

Otro problema, tiene que ver con las comidas. Debido a la falta de personal, la frecuencia de los almuerzos, meriendas y cenas es paupérrima. “Ayer nos dieron de cenar a las ocho y media, no nos han dado el desayuno hasta trece horas después”.

Pero la culpa no es de los sanitarios, quienes tienen una atención “estupenda” según estas mujeres, sino de los administrativos, “los que deberían velar por el buen funcionamiento de la instalación”, pero que “han desaparecido”.