PP

Señalan las contradicciones de Pablo Casado en el veto a la renovación del CGPJ

El líder opositor justifica su negativa criticando las puertas giratorias, pese a ser habituales en su partido.
domingo, 28 de febrero de 2021 · 10:06

La renovación del Consejo General del Poder Judicial se ha vuelto a posponer luego del rechazo de Pablo Casado a dos miembros presentados a propuesta de Unidas Podemos, argumentando estar en contra de las puertas giratorias. 

El presidente del Partido Popular hacía alusión al nombre de Victoria Rosell, ex diputada podemita y actual delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, afirmando que su formación no acepta que “un cargo político del Ejecutivo, ocupe un puesto como vocal". 

El PP no acepta la propuesta del PSOE de permitir puertas giratorias entre política y justicia. 

Casado ha justificado la suspensión de las negociaciones en el cuestionamiento de una práctica que su partido ha llevado a cabo en forma constante, y no hay necesidad de ir muy lejos a buscar algún ejemplo. 

Carlos Lesmes, preside el CGPJ luego de ser propuesto por el Partido Popular, y de haber ocupado altos cargos en la cartera de Justicia durante la presidencia de Aznar: director general de Relaciones con la Administración y Objetor de Conciencia. 

Carlos Lesmes propuesto por el PP, ocupó cargos en el ministerio de Justicia en la época de Aznar.

La proclamada despolitización del órgano de gobierno de los jueces por parte del principal partido opositor también encuentra sus contradicciones en el proceder del titular del Poder Judicial. Bajo su presidencia el magistrado Pablo Ruz fue removido de la Audiencia Nacional tras ordenar un registro a la sede del PP. 

Quien fuera vicepresidente del Consejo hasta el año 2014, Fernando de Rosa, nominado por el partido de la calle Génova, había ejercido como secretario de Justicia de la Generalitat valenciana en el gobierno popular de Francisco Camps. 

Enrique López, también propuesto por el PP, fue vocal del CGPJ hasta que asumió su cargo en el Gobierno de Díaz Ayuso.

También le han señalado a Pablo Casado que el dirigente elegido para llevar adelante las conversaciones sobre la renovación, Enrique López, ha sido parte de las puertas giratorias: propuesto por el PP en 2001 como vocal del CGPJ, y luego de ocupar el cargo con elevado perfil político hasta el 2008, ha actuado en nombre de la formación en reiteradas oportunidades hasta asumir como consejero de Justicia en el Ejecutivo de Díaz Ayuso.