Congreso

El Partido Popular no logra evitar la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana del PNV

El apoyo del PSOE y Podemos al partido vasco fue reprochado por todas las formaciones.
jueves, 4 de febrero de 2021 · 19:20

La pandemia del coronavirus trajo a todos los Gobiernos un problema para sancionar el incumplimiento de medidas sanitarias: la vulneración de las libertades fundamentales de movilidad. Desde Vox han predominado denuncias por este hecho, y este nuevo mes, los socios de coalición aceptaron debatir una reforma para aumentar la solidez legal. 

La Ley de Seguridad Ciudadana, que estuvo vigente a lo largo de 2020, tuvo su nacimiento en el Gobierno de Mariano Rajoy. Las formaciones de izquierda y el propio Defensor del Pueblo mantienen sus críticas desde 2015 contra una normativa que consideran demasiado restrictiva, por lo que su mayoría actual daría vía libre para reformarla. Sólo el Partido Popular la ha defendido, y fue foco de críticas por ello.

Se está aplicando para contener el Covid-19. Sería inadmisible que este Gobierno votase hoy aquí en contra de nuestra enmienda a la totalidad

La propuesta de reforma es impulsada por el PNV. Los aliados de coalición están dispuestos a colaborar en una ley que solucionó gran parte del vacío legal que existe con el estado de alarma: las sanciones por no utilizar la mascarilla, incumplir toques de queda y cierres perimetrales, no estaban estipuladas en nuestro ordenamiento jurídico. No habrían modificaciones en este sentido, pero el tema no fue eludido por los opositores.

Algo que me preocupa, y tiene razón el Partido Popular, es que el PSOE y Podemos están utilizando más esta norma de lo que la usaron ustedes

Como precisa “ABC”, las formaciones recordaron que la actual Ley de Seguridad Ciudadana es muy funcional a La Moncloa. Lejos de complicar a su socio parlamentario, el objetivo del PNV sería “garantizar la libertad de expresión y de reunión”, en lugar de aumentar las herramientas de la policía en concentraciones o enfrentamientos contra ciudadanos.

La Administración de Rajoy afrontó muchas protestas, como las referidas a la Ley de Educación y reforma laboral, que generaron polémicas. Desde el Partido Popular siguieron defendiendo su ley, argumentado que “prohíbe que un manifestante arremeta contra la policía”, en una referencia que puede dirigirse a Alberto Rodríguez, por su causa abierta en el Supremo.

Estará basada en una concepción progresista de la seguridad ciudadana y priorizará la garantía de derechos y la protección de la ciudadanía

El nacionalismo vasco adelantaba, según El Confidencial, una propuesta actualizada que estaría en línea con los reclamos que generó la normativa por parte de Amnistía Internacional y otras organizaciones. El BNG también remarcó que Podemos y PSOE debían reformarla, según su acuerdo de Gobierno, pero tanto la pandemia como la crisis migratoria postergaron el debate.