Judicial

Partidarios del BNG fueron citados por delitos contra la Casa Cornide de los Franco

Los acusados y la policía se refirieron a los hechos.
jueves, 4 de febrero de 2021 · 18:24

A pocos meses de la salida del Pazo de Meirás, la familia de Francisco Franco continúa con algunos frentes judiciales contra los críticos de su herencia. Algunos recursos judiciales pueden favorecerlos en esta causa, y además, este jueves avanzó un proceso en contra del BNG, según “El País”.

La denuncia de los herederos del dictador fue realizada hace unos años, por la protesta y ocupación de la Casa Cornide por parte de los nacionalistas gallegos en 2017. En la cita judicial de esta jornada, los acusados redoblaron la apuesta definiendo su actitud como “simbólica” para el proceso de Memoria Histórica, que en los años sucesivos derivó en el polémico traslado del Valle de los Caídos y la salida del Pazo señorial. 

Que nos devuelvan lo robado. Franquismo nunca más

Los militantes del BNG se presentaron en la sede judicial para reivindicar su reclamo por el Bien de Interés Cultural.

Los “9 de la Casa Cornide” están lejos de buscar un arreglo con la familia de Francisco Franco. Su reconocimiento público llegó con el episodio que hoy los sienta en el banquillo, y además cuentan con cierto respaldo por parte de Mercedes Queixas, según el portal “20 minutos”, una diputada del Parlamento de Galicia que impulsó las protestas realizadas en la residencia franquista. El Pazo fue sólo el comienzo de un nuevo litigio.

Ambos inmuebles tienen en común su dudosa adquisición durante el régimen del dictador. Cuando en 2017, los activistas avanzaron sobre Cornide, todavía estaba lejana la salida de los herederos de Meirás. Hoy la situación no es favorable para ellos, pero aún asi, “Nius Diario” precisó hace poco que pueden llegar a recuperar bienes esenciales y personales de la propiedad.

La dirigente del nacionalismo gallego pone en la mira a la Xunta, desde donde todavía no se definió el futuro cultural del Pazo de Meirás.

Respecto a la casa ubicada en La Coruña, la usurpación denunciada por los herederos no prosperó como estos pretendían; puesto que la mayoría de las penas altas fueron desestimadas contra los allegados al nacionalismo gallego. Sólo se mantienen los cargos por allanamiento que, según la declaración de los policías, no tendrían agravantes para extenderlas a los cuatro años que prevé el Código Penal.

Estaban en el balcón y nada más

“El País” replica que los activistas admiten su irrupción en la morada de los herederos de Francisco Franco. Reconocer los cargos también puede reducirles la pena, pero su verdadero objetivo será declarar la Cornide como un espacio de interés cultural, al igual que el Pazo, por lo señalado en la Ley de Memoria y el reclamo del Ayuntamiento local.