Gobierno

Interior justifica la acción de la policía en las fiestas ilegales

El ministerio deja a criterio de las fuerzas de seguridad el uso de la “patada en la puerta” para ingresar a domicilios.
martes, 30 de marzo de 2021 · 10:37

El ministerio de Interior del Gobierno de Pedro Sánchez se ha manifestado para dar respuesta a las críticas surgidas por la actuación policial en un domicilio en Madrid la semana pasada, cuando los agentes ingresaron para interrumpir una fiesta ilegal derribando la puerta. 

Los procedimientos de la Policía Nacional de las “Actuaciones coordinadas en salud pública frente a la COVID 19” han quedado sometidos a una polémica pública, al viralizarse el video del ingreso en un piso turístico para disolver una reunión que no cumplía con las medidas sanitarias obligatorias. 

La famosa “patada en la puerta” de los uniformados, que actuaron sin orden judicial, ha tenido como resultado el sobreseimiento del titular de la vivienda por parte de la magistrada madrileña a cargo del caso, y una intensa controversia sobre las atribuciones policiales. Vídeo de "Oye Siri Noticias".

El periódico "EL País", ha publicado unas instrucciones dictadas por la Dirección Adjunta Operativa de la Policía Nacional el 16 de marzo, la semana anterior al incidente, en donde se resaltaba la orden de impedir las reuniones domiciliares que superen el límite de personas. 

Establecer los dispositivos operativos necesarios, para asegurar, el cumplimiento de las medidas y recomendaciones.

La cartera de Interior, dirigida por Fernando Grande-Marlaska, ha reaccionado antes estos hechos en dos niveles. Por un lado, se ha puesto a resguardo derogando a las fuerzas municipales el control de estos eventos fuera de las normas.

Y por otra parte, ha negado la ilegalidad del operativo, justificando el acceso violento al afirmar que no se trataba de una morada, sino de un "inmueble turístico, al que se le estaba dando uso para la realización de una fiesta contraviniendo la actual normativa sanitaria". 

De todos modos, Interior ha negado estar detrás de la orden de ingreso violento de los agentes, y esto ha sido confirmado por los portavoces de las fuerzas de seguridad intervinientes que han reconocido que se trató de "una decisión que tomó el policía según su criterio personal y profesional".