MUY VERSÁTIL

Ensaimada mallorquina: un manjar que se adapta al postre, merienda o desayuno

La receta que te hará amigo de la repostería.
domingo, 25 de octubre de 2020 · 04:30

Si nunca has probado la ensaimada mallorquina déjame decirte que estas perdiéndote mucho. Es tradicional de la cocina balear y es casi una obligación que la tengas presente cuando se te apetezca cocinar algo dulce.

Para preparar seis unidades de este platillo necesitarás 400 g de harina, 15 g de levadura prensada, 1 huevo, 150 ml de agua, 120 g de azúcar, un pellizco de sal, manteca de cerdo y azúcar glass para decorar.

Comenzamos esta receta calentando ligeramente el agua, luego la colocamos en un recipiente y en ella deshacemos la levadura. Luego, en un bowl más grande colocamos la harina, añadimos el agua con levadura, el huevo batido, el azúcar y la sal. Amasamos hasta conseguir una masa lisa.

A continuación, untamos el bollo con aceite y dejamos que duplique su volumen, lo cual requerirá de al menos una hora. Amasamos nuevamente para desgasificar y porcionamos en seis. Nuevamente amasamos de manera individual y estiramos con ayuda de un palote.

Una vez estiradas, colocamos una porción generosa de manteca de cerdo sobre cada trozo de masa. El éxito de esta preparación está en no escatimar la manteca, aunque te parezca exagerado. Después enrollamos formando un rulo con cada una.

Dejamos reposar aproximadamente una hora y volvemos a estirar lo más fino posible. Por última vez, enrollamos como si fuera un pionono y luego formamos un espiral. Una vez terminados, colocamos en una fuente para horno con papel antiadherente.

Ahora toca una parte que requiere paciencia y es que es ideal para lograr el máximo sabor de esta delicia, dejar reposar unas 10 horas previo a hornear. Pasado este tiempo, calentamos el horno y cocinamos por apenas 10 minutos.

Una vez frías, podemos espolvorear con azúcar glass. Las ensaimadas son estrellas por si solas, sin lugar a dudas. Pero si tú eres de los que te gusta hacer las comidas a lo grande, podrías acompañarlas con un buen tazón de chocolate.