EL DE TODA LA VIDA

Arroz con pollo, el manjar de las abuelas para que viajes en el tiempo con los sabores

Un platillo sencillo, perfecto para adaptarlo al menú cotidiano.
miércoles, 23 de diciembre de 2020 · 04:15

Con la llegada de los meses más fríos, no solo es más habitual que tengamos ganas de comer platos más calóricos y contundentes, sino también que tengan esa impronta de hogar que todos conocemos. El arroz con pollo es un ejemplo de ese estilo de cocina y por eso hoy lo prepararemos.

Antes de indicaros las cantidades, os recomendamos que chequen el video explicativo de “Un nuevo día” en el que revisan la importancia de lavar el arroz antes de comenzar a cocinar. Ahora sí, para dos personas necesitaremos 180g de arroz, 200g de pechuga de pollo limpia, 1 cebolla, 1 diente de ajo, ½ pimiento rojo y ½ pimiento verde, 30 ml de tomate, 750 ml de caldo de pollo, azafrán, tomillo, sal, pimienta y aceite de oliva.

Comenzaremos la receta lavando todos los vegetales y picándolos finamente. También cortaremos la pechuga en tamaños de un bocado y daremos temperatura al caldo para que al momento de utilizarlo no esté completamente frío.

Posteriormente colocaremos un poco de aceite en una cacerola y allí sofreiremos la cebolla con el ajo y los pimientos. Es importante que a este paso le des bastante tiempo pues será fundamental para el sabor final del plato.

Cuando todo esté cocido agregaremos el pollo y todas las especias, cocinaremos a temperatura alta durante algunos minutos para que los ingredientes tomen color. Luego agregaremos el arroz y también sofreiremos sin dejar de remover.

A esta altura nuestro menú típico de abuelas ya está próximo a finalizarse. Solo resta agregar el caldo con el tomate y aguardar el tiempo que indica el envase para que esté completamente cocinado. Es recomendable que una vez que agregues el líquido dejes de mover para lograr un arroz despegado.

Si es de tu agrado, al arroz con pollo ya emplatado podrías agregarle un poco de perejil fresco picado por encima, jugo de limón recién exprimido y hasta algunas hebras de queso que al contacto con la temperatura se fundirán y quedará soñado.

Como habrás podido observar esta es una comida sencilla, con ingredientes fáciles de conseguir y que gustarán a todo el mundo. También es perfecta para darle a los niños pues nutricionalmente es muy completa y además no tiene huesos que puedan resultar peligrosos.