ES DELICIOSA

Sopa de mariscos, el plato que demuestra que existen opciones sencillas para la mesa de navidad

En esta época necesitamos manjares de cuchara pero que también tengan un toque festivo.
jueves, 24 de diciembre de 2020 · 02:14

La combinación entre invierno y festividades de fin de año imploran dos cosas en materia culinaria: preparaciones que abriguen al cuerpo y que alegren los corazones. En este sentido, la sopa de mariscos es sencillamente perfecta.

Para esta comida puedes utilizar la combinación de mariscos que más te agraden, pero te recomendamos que no desestimes a los mejillones, pues como explica el video de “Canal Sur”, es un súper alimento que no querrás desaprovechar. A continuación, las cantidades para cuatro porciones.

Necesitaremos 500g de mariscos variados (mejillones, almejas y gambas), 1 litro de fumet de pescado, 1 cebolla, puerro, 1 diente de ajo, pimentón, perejil, aceite de oliva, sal y pimienta. Con todo eso, ya estaremos en condiciones de arrancar el menú.

Comenzaremos la receta colocando los mejillones en una olla amplia y tapada, los pondremos a cocinar solos hasta que se abran y luego los retiraremos. Aparte saltearemos las gambas con las almejas hasta que se doren y también reservaremos.

Pelaremos y picaremos finamente la cebolla, el ajo y el puerro y los colocaremos en la olla que usamos al principio. Sofreiremos los vegetales hasta que se doren por completo y entonces incorporaremos el perejil picado, el pimentón, sal y pimienta. En este punto tu cocina ya estará invadida por aromas típicos de mar pues la sopa estará bastante encaminada.

Posteriormente añadiremos el fumet de pescado y procesaremos. Recién ahora incorporaremos los mariscos que antes habíamos precocinado. Dejaremos que todo se cocine junto por aproximadamente diez minutos y si es necesario rectificaremos los sabores con más condimento.

Si al probar el consomé de mariscos encuentras que ya está tal como a ti y a los tuyos les gusta, entonces ya habrás terminado de cocinar. Es recomendable que mantengas la preparación con buena temperatura para concentrar aún más los sabores.

Este platillo tan tentador puede ser la entrada o bien el plato principal si consideras una cena liviana en la que no comerás como si fuera la última vez. Admite las variantes que a ti se te ocurran y hasta puedes agregarle más ajos y tomates al sofrito.