COMIENDO COMO REYES

Leche frita: el postre tradicional que no puedes no saber hacer

Una preparación emblemática, explicada paso a paso para que homenajees a tus raíces.
martes, 29 de diciembre de 2020 · 06:00

La leche frita es una de esas comidas que realmente significan un mimo al alma y no solo al paladar. Juana, la abuela de la octava edición de MasterChef España, se emocionaba cuando la preparaba en el concurso. Esa es una de las pruebas más fehacientes, de que es un platillo que lleva sensaciones además de ingredientes.

Con las cantidades que te indicaremos a continuación, podrás agasajar con este dulce a cuatro personas. Necesitaremos 1 litro de leche, 120g de azúcar, 120g de fécula de maíz, cáscara de 1 limón y de una naranja, 1 cucharadita de esencia de vainilla, 1 ramita de canela, 3 huevos, 50g de harina, aceite para freír y azúcar para rebozar.

Comenzaremos la receta apartando un vaso de leche y reservándolo. El resto, lo colocaremos en un cazo amplio con las cáscaras de los cítricos, la canela y el azúcar. Lo pondremos a calentar a temperatura baja para que no se vuelque y lo haremos hervir por aproximadamente diez minutos.

Al cabo de este tiempo, ya le habremos aportado todos los sabores y aromas importantes al plato. Retiraremos de la cocina y agregaremos la fécula de maíz a la leche, que previamente reservamos, pues allí la disolveremos por completo. También aquí colocaremos la esencia de vainilla.

Posteriormente, colaremos la leche que teníamos en la cazuela con las aromáticas y le agregaremos la otra parte en la que disolvimos la fécula. Mezclaremos muy bien y volveremos a darle temperatura para que espese, siempre removiendo, pues corremos el riesgo de que se pegue.

Cuando observes que la textura de la preparación es untuosa, será momento de apagar la cocina, colocar la mezcla en una fuente plana que luego taparemos con film. De ese modo esperaremos que se enfríe por completo y entonces este postre, ya casi estará listo.

Lo ideal, es que dejemos que se enfríe en la nevera de un día para otro. Recién entonces, cortaremos los cuadrados del tamaño que a ti te guste e iremos rebozando primero en harina y después por huevos ligeramente batidos. Cuando tengas todos los cuadrados rebozados, freiremos nuestros bocadillos en abundante aceite.

Al retirar, coloca sobre papel absorbente y espolvorea con azúcar. La leche frita ya estará lista para degustarse y tú para recibir los elogios de los dueños de esos paladares a los que conquistaste con este menú.