DE CUCHARA

La nieve amerita un plato contundente y este guiso de ternera estofada es la opción perfecta

Verás que en muy poco tiempo, conseguirás un platillo súper reconfortante para el cuerpo y el espíritu.
domingo, 10 de enero de 2021 · 04:15

El invierno está más presente que nunca y eso hace inevitable querer comer platos más cargados en calorías, simplemente porque el cuerpo lo pide. En ese sentido, es que este guiso de ternera estofada te sacará una sonrisa y te hará agradecer el poder estar en casa.

Es muy usual que en cocina se confundan las técnicas de estofar y guisar, que en el caso de esta receta aplicaremos ambos. Pero para que os quede más claro, recomendamos chequear el video de “Eitb” en el que lo explican a la perfección.

Para esta delicia que se come con cuchara necesitaremos 1,5 kg de carne de aguja de ternera, 250g de zanahorias, 1 cebolla grande, 4 dientes de ajo, 200 ml de jugo de uvas blancas con alcohol, agua, tomillo, aceite de oliva, sal y pimienta.

Comenzaremos nuestra comida, quitando los excesos de grasa de la carne y troceándola del tamaño de un bocado. Paralelamente, colocaremos en la hornalla una cacerola con un poco de aceite y allí sellaremos la carne por todos sus lados.

Posteriormente, cortaremos la cebolla en dados pequeños y las zanahorias en rodajas finas e incorporaremos a la cazuela. También aquí pondremos el tomillo y los dientes de ajo, que perfumarán la preparación y la cocina.

Sofreiremos las verduras con la carne por aproximadamente 15 minutos, luego salpimentamos y agregamos el jugo de uvas con alcohol. Hay que aclarar, que debemos dejarlo cocinar sin tapa para que se evapore y el sabor del plato no resulte ácido.

Cubriremos con agua y cocinaremos con la olla tapada por aproximadamente una hora. Al cabo de este tiempo, nuevamente cocinaremos sin tapa por otros 45 minutos. Recuerda que estamos trabajando con carnes comunes, que necesitan mucho tiempo para que resulten blandas.

El guiso de ternera estofada ya estará listo para servirse. Una muy buena opción, es hacerlo acompañado de patatas fritas cortadas en cubos. Por supuesto, tampoco podrá faltar una buena ración de pan por comensal, ya que será imposible resistirse a mojarlo en sus jugos.