PARA VOLVER A LA NORMALIDAD

Cómo preparar albóndigas en salsa, la delicia a la que ningún comensal puede resistirse

La clave del éxito en éste plato está en lograr un buen adobo.
miércoles, 6 de enero de 2021 · 04:30

Han pasado las fiestas y con ello es normal que sientas deseo de volver un poco a la normalidad con las comidas. Si bien las albóndigas en salsa no son el plato más liviano del mundo, sí es una opción confortable para recobrar los hábitos previos al desbarajuste de las navidades.

Para esta receta necesitaremos 750g de carne picada, 2 huevos, 150g de pan de molde remojado en un poco de leche, perejil fresco, 4 dientes de ajo, 2 cebollas, sal, nuez moscada, pimienta, harina, 2 zanahorias, ½ pimiento rojo, aceite de oliva, 100g de guisantes, 400g de patatas , ½ litro de caldo de pollo, laurel y algunas hebras de azafrán.

Una vez reunidas todas las materias primas estaremos en condiciones de comenzar con nuestro menú. Empezaremos por preparar la salsa, si buscas un camino más corto y tradicional, os recomendamos que chequeen el video adjunto de “Hogarmanía” en el que muestran un modo bastante sencillo.

Colocaremos una cebolla y dos dientes de ajo finamente picados a pochar en una cacerola, luego las zanahorias, el pimiento el laurel y el azafrán y salpimentamos a gusto. Posteriormente agregaremos una cucharada de harina y tostaremos por algunos minutos para dar mayor sabor a la preparación.

Al cabo de cinco minutos incorporaremos el caldo de pollo y dejaremos cocinar. Mientras, en un recipiente aparte mezclaremos la carne con los huevos, la nuez moscada, el perejil, el pan y la cebolla y ajos restantes; previamente salteados hasta dorar. Amasaremos un poco la preparación y nos dispondremos a armar las pelotitas que luego se convertirán en albóndigas.

En esta instancia la cocina estará inundada de aromas espectaculares pues la salsa estará bastante encaminada y solamente resta cocinar la carne. Para ello pasaremos todas las albóndigas por harina y posteriormente las freiremos en el aceite que sea de tu preferencia.

Una vez estén todas listas, las reservaremos y colocaremos en la cacerola las papas cortadas no muy grandes y los guisantes. Al cabo de unos 10 minutos, cuando su cocción esté avanzada finalmente agregaremos la carne y nos dispondremos a esperar otros minutos para que los sabores de esta delicia hogareña se amalgamen.

Lo ideal es que las albóndigas en salsa se sirvan en un solo plato amplio y bonito, así lucirá todo el trabajo que te has tomado en la cocina. Por supuesto, no podrá faltar un buen trozo de pan por cada persona, para acompañar la salsa que es realmente un espectáculo.