ANIVERSARIO

El difícil trayecto que cruzó Kate Middleton para llevar al Príncipe Guillermo al altar

La Duquesa esperó y se hizo esperar. Hoy cumplen una década de matrimonio feliz.
viernes, 30 de abril de 2021 · 01:30

Por nueve largos años entre altos y bajos Kate Middleton pudo probarle al Príncipe Guillermo que ella reunía todas las condiciones para ser su elegida. Afrontó las mofas de la aristocracia, la presión de su familia, y el asedio de los medios que bautizaron a la Duquesa como "Watie Katie", (Katie la que espera), pero finalmente el amor y especialmente la paciencia prevalecieron y este 29 de abril celebran su 10 aniversario de bodas.

Guillermo y Kate Middleton juraron amor eterno en la Abadía de Westminster y el mundo fue testigo de aquella boda de cuentos de hadas y 25 millones de libras, que fue un total éxito de transmisión, solo equiparable a la unión del Príncipe Carlos y Lady Di. Pero ¿cómo es que lograron un heredero a la Corona y una joven de clase media unirse? Narramos con "Infobae" un poco de su historia para recordar.

Después de 9 años de incertidumbre, Kate Middleton se convirtió en esposa de Guillermo.

El camino del amor para la pareja no siempre fue tan idílico como se piensa. En aquellos primeros años inciertos de noviazgo, fue Guillermo quien se fijó en ella, cuando se conocieron en la universidad St Andrews,  pero Kate Middleton tenía novio y tuvo que conformarse con su amistad. Al terminar su relación, él se decidió a conquistarla y lo logró. Fueron años universitarios inolvidables de viajes, fiestas, y muchos momentos para compartir.

Sin embargo, los problemas comenzaron a surgir, una vez que terminó la época universitaria. Sentirse liberado de la presión académica desvió su foco de atención, además, servir en el ejército por un corto período hizo lo propio. Mientras Kate Middleton se quedaba en Londres, Guillermo era retratado de juerga con sus compañeros reclutas y en compañía de otras chicas. Cada una de sus acciones fueron verdaderas pruebas de resistencia para ella, incluida una separación que pidió el Príncipe en 2007 y duró 2 años.

La boda entre el Príncipe Guillermo y Kate Middleton fue de las más televisadas en Reino Unido, después de Lady Di.

Ni llantos, vergüenza, o arrepentimientos: Kate Middleton no dejó que esto la derrumbara. Sin presiones a qué hacer frente ni responsabilidades con su ex familia política, fue su momento de brillar, probar nuevos escenarios con su recién adquirida libertad y hasta tiempo tuvo para refugiarse en una nueva relación con Henry Ropner, heredero de una reconocida y poderosa naviera.

En ese momento, Kate Middleton no se quedó en casa a esperar por Guillermo, y esto despejó sus dudas cuando la vio en brazos de otro intentando reconstruir su decepción. En sus adentros, lo que le impedía tomar una decisión final era su temor a equivocarse y que se repitiera la historia de sus progenitores. Lo meditó, lo consultó con su padre Carlos y la Reina Isabel quienes le brindaron consejos invaluables y se decidió a reconquistarla una vez supo que dio por terminado su amorío con Ropner.

Después de una década de matrimonio, Guillermo y Kate Middleton se mantienen fuertes y unidos.

Una clave que ayudó a los medios a  interpretar lo seria que iba su segunda oportunidad en la relación, fue su decisión en 2010 de mudarse juntos a una cabaña sencilla en Gales. La sorpresiva pedida de mano ocurrió en noviembre de 2010, cuando Guillermo puso en el dedo de Kate Middleton el famoso anillo de zafiro de compromiso que perteneció a su madre, Lady Di.

Les tomó 5 meses organizar su hermosa boda en Londres. Kate Middleton unió su vida al Príncipe de sus sueños en un hermoso vestido de novia del diseñador británico Alexander McQueen y su hermana Pippa Middleton, casi le roba protagonismo mientras la ayudaba a donar su larguísima cola y largo de su velo con su "derrière" que se destacaba gracias a la forma de su vestido.

Hoy, las tiernas fotografías de los Duques de Cambridge conmueven a través de sus redes sociales. Su relación se aprecia sólida, cómplice y amorosa como en sus primeros años de amores. Una de sus postales más destacadas es la que reproduce nuevamente su icónica foto de compromiso en la que la Duquesa mostraba su anillo de comprometida abrazada a su novio. Después de una década entera, una foto similar es emulada por la pareja, causando admiración y ternura.

Ahora más que nunca son una familia consolidada: fruto de su amor, el Príncipe Guillermo y Kate Middleton trajeron alegría a los Windsor, con la llegada de sus tres hijos George, Charlotte y Louis. Viven en Kensington Palace y todos los días en familia son una aventura diferente. ¡Enhorabuena para los Duques, por otros 10 años más!

Otras Noticias