IMPOSIBLE

Todas las razones por las cuales a la Reina Letizia no le conviene divorciarse del Rey Felipe

Para la Soberana y el Monarca, les conviene tomar paciencia en píldoras.
martes, 11 de mayo de 2021 · 10:28

En casi dos décadas de enlace matrimonial, muchas historias han bordeado a la relación del Rey Felipe y la Reina Letizia y no nos referimos precisamente a las más idílicas. Expertos en materia realística han afirmado con vehemencia durante años que varias crisis matrimoniales han socavado los cimientos del cuento de hadas que inició en 2004, hasta el punto de casi llevarlos a un punto de no retorno. ¿Si esto ha sido así, por qué no ha ocurrido?

¿Una pista para desvelar este tema  indescifrables sobre los Reyes? Pues bien: empieza en "Capitulaciones" y termina en "Matrimoniales". En conjunto, forman una serie de folios rubricados en conformidad por la Reina Letizia antes de desposarse con el Rey Felipe, en los cuales ella accede a perder todo lo que ha conseguido y por lo que ha luchado si decide divorciarse de su esposo.

Según medios como "Semana", en 17 años de matrimonio, al menos una pelea se cuenta por año.

Según "Moncloa", tanto el Monarca como su Consorte, se mantienen juntos intentando sobrellevar su inminente final, hasta que al menos sus hijas Leonor y Sofía cumplan con la mayoría de edad, así que por un tema de conveniencia, sería este el plan que contemplaría la Reina Letizia especialmente y las razones sobran, pero por encima de todas ellas, solo una se convertiría en una verdadera pesadilla para ella.

Por muy injusto que pueda parecer, esta serie de acuerdos prenupciales contemplan incluso la renuncia de la patria potestad de la Reina Letizia sobre sus hijas. En caso de separación, se sabe que tanto Leonor como Sofía quedarían bajo la tutela de su padre y "Zarzuela" asume su custodia. En este caso, la Soberana ni siquiera tendrá derecho a negociar un régimen de visitas, todo queda a elección de la Corona y sus intereses.

Separarse de sus hijas es lo peor que le podría suceder a la Reina Letizia.

¡Ni hablar en la posibilidad de pelear sus derechos ante los juzgados! Constitucionalmente el rey Felipe está revestido de un carácter de inviolabilidad que prohíbe a la nación juzgarle penalmente ni imputarle. Ante semejante cuadro, la Reina Letizia podría dar la batalla por perdida sin siquiera iniciarla.

Sin dudas, la Reina Letizia sería por supuesto la "Lady Di" de España, con sus debidas y obvias diferenciaciones de la Princesa británica, especialmente en esos temas de popularidad y desenfreno nacional. Tal como sucedió con la Spencer, la Soberana perdería todos sus títulos y el tratamiento de "Su Majestad" y "Doña", propios de su posición. No obstante, podría conservarlos si tan sólo se separa del Rey y no se divorcia, tal como el caso de Sarah Ferguson, Duquesa de York, quien después de décadas separada del Principe Andrés, sigue siendo parte de la nómina familiar de "Buckingham".

Los reyes eméritos le sugirieron al Rey que se divorciara de la Reina Letizia antes de que fuera "demasiado tarde".

Vale. Pareciera que a todas estas es la Reina Letizia quien resulta perjudicada desde todos los ángulos, ¿no? Pues si ella perdiera todo, es posible que el Rey Felipe también. Su virtud más loable, la paciencia, deberá durarle hasta que la Princesa Leonor cumpla los 18 años. Como representantes de la Iglesia Católica, los Monarcas deben mantenerse en un matrimonio indivisible, por lo que no podría existir un Rey divorciado: una situación de esta magnitud significaría para él, abdicar a favor de Leonor, así que ella se convertiría en Reina.

Pero peor aún resultaría si los padres de la heredera deciden terminar su matrimonio siendo menor de edad: el Rey Felipe, una vez separado de la Reina Letizia deberá abdicar y en su lugar se necesitará a un "regente sustituto" hasta que la Princesa Leonor cumpla la mayoría de edad y encontrarlo es casi imposible, porque el Rey Felipe no tiene hermanos sino hermanas y la Ley Sálica prepondera al varón por encima de la mujer en la Ley Monárquica.

¿España estaría preparada para tener a su primera Reina absoluta de forma tan inmediata?

Actualmente, sucede que si el Monarca abdica por motivo de salud o fallece, la tutela de sus hijas pasaría a la Reina Letizia y ella se convertiría automáticamente en la regente absoluta de la Monarquía, lo que se traduciría en una crisis institucional desproporcionada e innecesaria para estos tiempos que transcurren.

¿Estamos preparados para un escenario de esta naturaleza? Pues si las proyecciones de los expertos son ciertas, en el 2023, cuando la Princesa Leonor cumpla los 18 años, el Rey Felipe y la Reina Letizia deberán decidir el futuro de la Institución evaluando sus pros y contras, si es que en sus planes estaría el separarse o divorciarse definitivamente.

Otras Noticias