Emotivo

La gran reflexión de Ana Obregón a un año de la pérdida de su hijo, Álex Lequio

La presentadora se sincera con su sufrimiento.
jueves, 13 de mayo de 2021 · 10:38

Este 13 de mayo Álex Lequio, el hijo de Ana Obregón, cumple un año de su fallecimiento, una fecha que sin duda jamás olvidará la presentadora, quien a lo largo de estos 12 meses no ha ocultado nunca su dolor y ha hecho profundas reflexiones sobre la pérdida de un hijo, además de ser una activista dedicada a al proyecto de la fundación en honor a su hijo, para la investigación sobre el cáncer, la enfermedad que terminó con la vida de su primogénito.

Este triste aniversario, coincide con la entrevista que la actriz concede a la revista Vanity Fair, donde recuerda la increíble realización que llevaba con su único hijo, los dos eran muy unidos. Ana relata cómo fue cuando aceptaron a su hijo de 17 años en una universidad de Estados Unidos, y ella no aguantó la distancia, se mudó a Miami y vivió durante cinco años en el país norteamericano y regresaba a España cuando su trabajo lo requería, ahora lo que los separa físicamente son más que miles de kilómetros.

Para Ana Obregón este camino no ha sido fácil, al día de hoy recuerda perfectamente el momento cuando Álex Lequio le contó de la llamada al hospital cuando recibió el inesperado diagnostico, que más allá de doblegarla le hizo tomar una fuerza increíble que le acompaño a su hijo durante los dos años que batalló contra esa enfermedad.

La española todavía siente dificultad para muchas cosas, como quitar el abrigo que su hijo dejó en la sala de su casa cuando lo ingresaró por última vez al hospital, en su entrevista confiesa que ahí perdurará: “Tal cual lo dejó, ahí está. No lo voy a mover nunca”. Hasta ahora sigue buscando las fuerzas para seguir y confiesa que es lo que más le duele de la pérdida de su hijo.

Me duele su dolor de no estar aquí. La persona más vitalista que he visto nunca.

Ana Obregón tal como la ha hecho todos los 13 de cada mes, este lo fue la excepción, con un emotivo vídeo hace un repaso por las imágenes de los momentos que más disfruto junto a su hijo Álex Lequio, reconociendo que el día que se marchó, ella necesitaba un héroe en el cielo y el día que sin duda murió con él.

Estas palabras las tiene la presentadora grabadas a fuego en su vida, en la entrevista concedida a la revista, reconoce este mismo sentir, y como desde allí su visión sobre la vida ha cambiado, vivir en calma, sobrellevando su sufrimiento alejado de cualquier apoyo médico, porque considera que poco a poco lo va a conseguir.

Me morí el día que se fue mi hijo. Me morí. Sé que voy a renacer, pero estoy muerta. Aunque por otro lado, fíjate, me siento muy libre porque ahora no tengo miedo a nada.

Otras Noticias