Se retira

La última decisión de Enrique Ponce que podría afectar su relación con Ana Soria

El torero ha tomado un camino completamente diferente al habitual.
jueves, 27 de mayo de 2021 · 12:38

Ya va a ser un año desde que Enrique Ponce ha decidido declararle públicamente su amor a Ana Soria, la joven que le lleva 24 años de diferencia, estudia derecho y no es para nada cercana a la exposición pública.

Este inicio de romance también significó la separación definitiva con Paloma Cuevas, cuyo matrimonio empezaba cuando la joven Ana Soria era apenas un bebé recién nacido. Enrique Ponce encaró por todos los frentes esta ruptura y emprendió el romance como un joven adolescente embriagado por las mariposas en su barriga del amor.

Las redes sociales han sido el fiel reflejo del excelente momento en el que Ponce vivía al lado de su nueva novia Vacaciones por aquí, “te quiero” por allá, seguida de las más vergonzosas fotos de besos melosos en los paisajes más exóticos. Sí que vimos a un Enrique Ponce feliz, pero se ve que esos tiempos terminaron.

Como una obra de magia a lo “abracadabra”, el Instagram de Enrique Ponce desapareció del plano de las redes sociales. Si bien hace tiempo no hace ninguna publicación en su feed, sus historias sí que eran muy recurrentes, sobre todo a la hora de mostrar su vida con Ana y su perrito Ney.

No se sabe aún que llevó al torero a tomar esta drástica decisión. Algunos medios, como “Vanity Fair” intuyen que se debe a un motivo más que importante: el cuidado de sus hijas pequeñas.

Los comentarios melosos de “eres el amor de mi vida” “hermosa eres tú” o "que afortunado soy mi amor", entre otras frases han desaparecido por completo de las fotos de Ana Soria. Se ve que el efecto de “bobo enamorado” ha caducado y un poco de lucidez ha caído a su mente. El torero, a diferencia de Ana, no es un jovencito veinteañero nativo de las redes. Es un señor de 49 años, padre de dos hijas y con una trayectoria profesional impecable.

Contrastaba demasiado este perfil juguetón con lo que siempre hemos visto de Enrique Ponce. Sin embargo, gracias a este período de enamoramiento, hemos disfrutado d las facetas más lúdicas y divertidas de él. Lo hemos visto cantar, componer canciones e incluso jugar a adiestrar al pequeño Ney con las mismas técnicas del adiestramiento de toros.

Lógicamente no se ha pronunciado al respecto. Tampoco sabemos los motivos por lo que ha tomado su decisión. Simplemente nos queda el recuerdo de ese Enrique Ponce comentando, cual adolescente, la foto de su amada con corazones, besos románticos y dedicatorias melosas.

Otras Noticias