SIEMPRE EN LA MEMORIA

El angustiante recuerdo de Jaime Peñafiel que marcó su relación con Mila Ximénez

El periodista y la tertuliana tuvieron un vínculo poco conocido pero que marcó la vida de los dos.
miércoles, 14 de julio de 2021 · 04:00

En su vasta trayectoria, Jaime Peñafiel conoció un sinfín de prestigiosas personalidades de diversos ámbitos. Es evidente que el paso del tiempo es irreversible y mucho más para el longevo comunicador, quien ha visto a alguna de las personas que la vida le fue presentando partir de este mundo. "Lo malo de vivir muchos años es que te vas convirtiendo en testigo de la desaparición de gran cantidad de personas que conoces. Y lo que es más doloroso, de personas a las que aprecias, admiras o incluso quieres", afirma, y en esta verdad se destaca la partida física de Mila Ximénez.

El periodista conoció a la icónica tertuliana a mediados de la década de los ochenta, cuando su nombre estaba en boca de la prensa del corazón por ser la pareja del extenista Manolo Santana, quien por entonces era amigo suyo. Jaime conoce a Mila en la boda con Manolo y se inicia el entender por qué tenía la magia hipnótica que logró que conquiste corazones a lo largo de su carrera. "Era el día de su enlace matrimonial con el tenista Manolo Santana, viejo amigo mío, que no le dio la estabilidad emocional que buscaba", afirma con dureza el comunicador.

Cuando la pareja de la periodista y el exdeportista se rompe, Ximénez se sumerge en un profundo mar de excesos donde parecía no encontrar el eje. "La falta de trabajo y los problemas económicos le llevaron a perder la custodia de su hija. Fue en aquella época cuando yo me la encontré en Granada, en un estado lamentable, acogida en casa de su hermana Encarnación, dándome cuenta de lo mal que se encontraba", confesó con pena Jaime Peñafiel.

Aunque Mila no era periodista, el mundo de la prensa le ayudó a salir de ese terrible pozo en el que se encontraba. 

De esa relación con Manolo Santana, Peñafiel destaca que lo único que le hizo bien a Mila Ximénez fue traer al mundo a su única hija, Alba Santana. Cuando parecía que no encontraba destino, fue la prensa quien extendió su impiadosa mano para una mujer cuyo brillo se encontraba apagado ante un torbellino de malas decisiones. 

Mila Ximénez con Alba Santana.

No puedo negar que, cuando la conocí, Mila tenía un gran encanto y una valiosa espontaneidad, pero su camino tomó otros derroteros hacia profundidades poco recomendables.

El periodista reconoce que sin tener los créditos suficientes como periodista, la tertuliana logró hacerse su lugar en los medios con su presencia impactante y su originalidad, la cual le permitía destacarse con poco esfuerzo. "Café con Mila" en ABC fue un gran salto en su carrera, incluso el paso por la Cope, donde tuvo una extraña relación con Encarna Sánchez. Finalmente, con el correr de los años, "Sálvame" volvió a cruzar los caminos de Jaime y Mila. Allí, el pudo ver como la televisiva volvió a ser ella, con su esencia y magia que tanto la caracterizaban.

Otras Noticias