Era sabido

La inesperada actitud de Julio Iglesias hacia Miranda Rijnsburger en un momento muy particular

El cantante sorprendió a propios y extraños.
martes, 20 de julio de 2021 · 02:00

Mucho se sabe de Julio Iglesias, pues es el artista de habla hispana que más discos vendió a nivel mundial y el que más supo llegar a los habitantes de cada país en el que se presentaba. Aclamado y ovacionado, particularmente por las mujeres, descubrió la manera ideal de compaginar su vida como figura pública y reservarse lo más importante de sus aspectos privados.

Ser una celebridad no es para nada fácil, mucho menos cuando se tiene la fama de ser todo un "don Juan". Este aspecto tiene un particular punto en su contra, y es que resulta un tanto difícil encontrar el amor verdadero. Sin embargo, alguien especial tuvo la facilidad de mirarlo con otros ojos y enamorarse por lo que era, y no por lo que aparentaba: esa fue la espléndida Miranda Rijnsburger.

El músico y la exmodelo llevan juntos más de 30 años y el amor que se prometieron, aparentemente, continúa intacto. Así decidió compartirlo Julio Iglesias en su cuenta oficial de Instagram, donde hizo referencia a una bella canción dedicada a la madre de sus cinco últimos herederos, por el especial motivo de cumplir un aniversario más de carrera profesional.

"El Amor". Cuando escribí esta canción las emociones eran muy fuertes, el tiempo no ha cambiado mis sentimientos. Ayer se cumplieron 53 años desde que comencé a cantar, mi agradecimiento para siempre.

¿Cómo se conocieron Julio Iglesias y Miranda Rijnsburger? El encuentro inesperado sucedió una mañana de diciembre del año 1990. La holandesa estaba en el aeropuerto de Yakarta (Indonesia), puesto que había viajado para realizar una sesión fotográfica, pues aún se desempeñaba como modelo de campañas publicitarias. En tal contexto, le llamó la atención una multitud de personas que se encontraban allí.

Al acercarse, se topó con el mismísimo Julio Iglesias y todo su equipo de trabajo. Ella se encargó de relatarlo para la revista Vanitatis: "Lo vi rodeado de mujeres y pensé que alguna de ellas era su esposa. No estaba al tanto de su vida personal. Se acercó y me propuso que fuese a verlo cantar esa noche. Tuve dudas. Yo sabía quién era".

Tras presenciar uno de los conciertos de su actual marido, este le pidió de una manera muy cálida que lo acompañara a continuar su gira musical por diferentes países. Tomando las precauciones necesarias, ella aceptó, y para el año 1991 Miranda Rijnburger ya se encontraba instalada en una de las mansiones de quien rápidamente se convirtió en el hombre de su vida. 

Otras Noticias