Monetización

Elena Furiase y el negocio exorbitante de los detalles de su boda con Gonzalo Sierra

La actriz y el músico prohibieron el ingreso de teléfonos móviles al gran evento.
lunes, 20 de septiembre de 2021 · 04:30

Finalmente, el momento más esperado por Elena Furiase y Gonzalo Sierra llegó el pasado sábado. Los tortolitos dieron el "¡Sí quiero!" en la maravillosa finca Dehesa Montenmedio ubicada en Vejer de la Frontera, Cádiz, un lugar que se encuentra cargado de nostalgia y de recuerdos para toda la familia, pues la gran Lola Flores nació muy cerca, precisamente en Jerez de la Frontera.

El enlace de Elena Furiase y el padre de su hijo, Noah, generó total expectación desde que se conocieron los primeros detalles, ya que su madre, Lolita Flores, se enteró por los medios de comunicación del gran e importante paso que estaba por dar su queridísima hija. "Si es verdad, me molestaría mucho que yo no me haya enterado", expresó la primogénita de "La Faraona" cuando fue consultada por el rumor de los preparativos.

Sin embargo, a pesar de que la cantante habría tenido conocimiento a partir de las especulaciones en la prensa del corazón, jamás se supo cómo reaccionó o si realmente todo se trataba de una gran estrategia familiar. Lo cierto es que las pruebas están a la vista y, de acuerdo a la información brindada por una de las invitadas al acontecimiento, todo tendría su razón de ser.

Elena Furiase y Gonzalo Sierra vendieron los detalles del día más especial de sus vidas a la revista ¡Hola! por la suma de 60 mil euros, la propia Charo Vega destacó a los reporteros que estaban haciendo la vigilia en las inmediaciones que "no podían tener su móvil dentro de la fiesta por pedido exclusivo de los novios".

Pero algún que otro detalle se pudo conocer, como, por ejemplo, el vestido de novia de Elena Furiase que fue en honor a Lola Flores, se trató de una manera de tenerla presente que, seguramente, hizo emocionar a todos sus familiares. El traje de dos piezas fue diseñado por el modisto Roberto Diz, quien informó que se trataba de "una blusa y de una falda confeccionada al bies con cinco mantones de Manila bordados a mano, con los flecos adornando la gran cola y las mangas de la camisa de la novia".

Asimismo, el modisto gallego fue el encargado de vestir a Lolita Flores, quien para la ocasión tan especial se decantó por un vestido midi drapeado en tonos anaranjados acompañado de una capa, no obstante, lo que captó la atención de todos los presentes fueron sus accesorios, según lo relatan fuentes cercanas se trataba de joyas de oro herencia de la propia Lola Flores.