REY JUAN CARLOS

De su proclamación como Monarca a su exilio en Abu Dabi, así ha cambiado el Rey Juan Carlos

El inevitable paso del tiempo.
miércoles, 23 de noviembre de 2022 · 10:22

A muy temprana edad, la figura del Rey Juan Carlos se tornó pública y, desde su llegada al trono hasta su ocaso, han transcurrido más de 38 años en los que su imagen ha demostrado el inevitable paso del tiempo.

Fue proclamado Rey de España el 22 de noviembre de 1975. Ese día estuvo acompañado por su esposa, la Reina Sofía, y por sus tres hijos: las Infantas Elena y Cristina y el ahora Rey Felipe. Con uniforme militar, el Rey Juan Carlos lucía una figura tonificada, producto de su afición por los deportes, en especial por el esquí y el tenis. 

Durante la década del 80, el Rey Juan Carlos mantuvo su buen estado físico, pero poco a poco su peinado comenzó a dejar ese clásico ondulado para comenzar a mostrar los primeros rasgos de una alopecia que, luego, haría mella en su cabellera. 

En noviembre del 75, el Rey Juan Carlos asumía el trono español. Fuente: (Instagram)

Pero la práctica de esquí sería una de las grandes causantes de sus primeros problemas, ya que en 1983 tuvieron que reconstruirle la cadera luego de un accidente en Suiza, situación que se repetiría en 1992, en Baqueira Beret. "Han metido dos clavos. Me han reconstruido el menisco y me han puesto un injerto debajo del platillo tibial externo de la rodilla derecha", fue la explicación del Rey Juan Carlos en aquel momento.

Aunque el Rey Juan Carlos llegó en buenas condiciones al casamiento del Rey Felipe y la Reina Letizia, a partir del 2011 se iniciaría un proceso de degradación, tanto física como de su reputación, de la que no podría recuperarse nunca más. Primero recibió la implantación de una prótesis en la rodilla derecha, debido a la artrosis, luego pasaría de nuevo por el quirófano por una rotura de talón de Aquiles y, un año más tarde, sufrió su caída más dolorosa. 

El Rey Juan Carlos se cayó en 2012 en Botsuana y se rompió en tres partes la cadera. Fuente: (Twitter)

Durante un viaje a Botsuana, en 2012, el Emérito se rompió en tres partes la cadera. Esa cirugía lo expondría ante los medios y la sociedad por completo. Sucede que dejó al descubierto una costumbre muy cuestionada (cazar elefantes) y su amorío con Corinna Larsen. Además, desató una investigación devastadora sobre su fortuna. Ahí surgió la famosa confesión, de la que nadie podrá olvidarse jamás: "Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir".

Ya en 2014, cuando abdicó el trono en favor de su hijo, el Rey Juan Carlos comenzó a dar muestras de sus problemas de movilidad, los que se fueron acrecentando.

El Rey Juan Carlos necesitó asistencia para caminar durante el funeral de la Reina Isabel. Fuente: (Instagram)

Desde que decidió autoexiliarse en Abu Dabi, el Rey Juan Carlos redujo sus salidas en público, pero cada vez que lo hizo se lo vio con muchos inconvenientes para poder caminar. Además de un bastón, necesitó la ayuda de un asistente.

Esto ocurrió en septiembre pasado, cuando llegó a la abadía de Westminster para despedir a su amiga, la Reina Isabel. A pocas semanas de cumplir los 85 años, en una lucha ya perdida contra la calvicie, el Rey Juan Carlos permanece recluido en los Emiratos Árabes, a la espera de que su hijo le levante el veto para poder volver a España. 

Más de

Otras Noticias