GUSTO Y ELEGANCIA

El mejor legado que Carmen Thyssen le dejó a sus mellizas Carmen y Sabina

La empresaria no puede estar más orgullosa de sus pequeñas.
martes, 22 de febrero de 2022 · 11:43

El pasado 9 de febrero, Carmen Thyssen fue muy nombrada por los medios y noticias de España. Su prestigioso museo recibirá nuevamente la colección del pintor Paul Gauguin, “Mata Mua”, a través de un contrato millonario. Para dar un paso al frente del protagonismo, la empresaria también se apoyó en sus hijas, las mellizas Carmen y Sabina.

Son muy poco conocidas, de hecho, salieron escasas veces a la esfera pública. Según Carmen Thyssen, tienen mucha discreción y todavía no se animan del todo al foco mediático. Su madre teme que los periodistas las tomen como carne fresca. Al ser una personalidad pública, ella sabe de primera mano los gajes del oficio.

“Han estado muy contentas de acompañarme y también preocupadas de hacerlo bien”, le comentó la baronesa al medio “Hola”, espacio donde desarrolló una entrevista muy interesante. Reveló los secretos de su vida, la personalidad de sus hijas y cómo ve el futuro en el mundo del emprendimiento artístico.

Carmen y Sabina tienen dos personalidades completamente opuestas, aunque complementarias a la vez. Carmen es una devoradora de libros, ama estudiar y se encierra todo el día en su cuarto para cumplir con sus deberes académicos. Su madre le dice que viva un poco, que no estudie demasiado. Sabina, en cambio, es mucho más relajada en ese sentido, aunque esto no quiera decir que tenga malas calificaciones. Todo lo contrario, estudia y equilibra su obligación con el arte. La escritura y la poesía son sus actividades extracurriculares favoritas.

Atrás de ellas, hay una madre que vela por su felicidad y su vida a cada instante. Carmen Thyssen reveló que lo más importante para ella es que sus hijas crezcan felices y plenas, haciendo lo que aman. Cualquiera sea el plan, allí estará su madre para sostenerlas.

Secretamente, Carmen Thyssen desea que alguna de sus hijas estudie Economía y Arte. De esa forma, podría encargarse del negocio familiar con total tranquilidad. Aun así, no planea interferir en los planes de sus hijas. Ambas muy coquetas, finas y delicadas, recién tienen 15 años y ven la vida desde la perspectiva de la juventud.

Más de

Otras Noticias