INFANTA CRISTINA

La Infanta Cristina cada vez más cerca de truncar los planes de Ainhoa Armentia

La analista contable no tendrá el camino despejado tan fácilmente.
miércoles, 23 de marzo de 2022 · 03:30

La Infanta Cristina habría puesto trabas para el divorcio. No quiere separarse de Iñaki Urdangarin por más que él ya este rehaciendo su vida con Ainhoa Armentia. Todavía habría amor en el corazón de la aristócrata, razón por la cual le ha impedido soltar su matrimonio.

Iñaki Urdangarin ha sido claro al respecto, según la información de José Antonio Avilés. Él querría terminar su unión con la Infanta Cristina por más que ella le haya suplicado que no. Este rumor coincide con las afirmaciones que dicen que Ainhoa Armentia ya forma parte de la familia Urdangarin.

La portada que cambió para siempre la vida de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin.

El entorno de Ainhoa Armentia lo confirma, ellos están enamorados. Pruebas hay de sobra, pues ya no se ocultan de las cámaras y salen juntos a plena luz del día. Se dejan ver en los restaurantes. Ya el fuego se inició, las fotografías salieron por todos lados, no les queda más que asumir el rol que les toca como enamorados.

Por otra parte, se confirmó que Ainhoa Armentia no habría sido infiel a su esposo. Una fuente reveló a Avilés que la unión de la analista contable con Manuel Ruiz habría tocado su fondo en mayo del año pasado. El camino para un nuevo amor estaba completamente despejado.

El mensaje que Avilés mostró en "Viva la vida" revela la verdadera situación de Ainhoa Armentia.

“A los pocos días, él viaja a Suiza y mantiene una conversación con la infanta y ella le dice que no tiene intención de separarse. Él dice que sí quiere. Después se reúne en Barcelona con sus abogados y le manifiesta que la infanta no se quiere separar, pero él sí”, confirmó el periodista a “Viva la vida”. Iñaki Urdangarin empeñaría con fuerza su voluntad de separarse de Doña Cristina.

La situación va para largo. La Infanta Cristina no quiso divorciarse de él cuando estalló la Causa Noós, sabiendo que eso perjudicaría su imagen para siempre. Hoy paga los platos sucios de sus malas decisiones. Pero un alivio podría llegar a su vida, porque mientras una puerta se cierra otra se abre. Guiño guiño para el Palacio de Zarzuela.