DEVASTADA

La Infanta Cristina no encuentra opción y se decide por una salida inesperada

La hija del Rey Juan Carlos se ha visto muy afectada por el escándalo mediático que la rodea.
jueves, 3 de marzo de 2022 · 02:00

Luego de las fotografías difundidas este martes por la revista "Hola", en las cuales la Infanta Cristina lucía realmente triste y apagada, la periodista especializada en Realeza, Pilar Eyre, ha querido dar su versión sobre esta imagen devastadora de la hija del Rey Juan Carlos.

Abrumada por los focos mediáticos y con un divorcio en puerta, la Infanta Cristina habría decidido encerrarse en su casa en Ginebra, y poner toda su atención a su hija Irene Urdangarin, quien vive con ella. Para la Infanta, esta situación no sería nada fácil y preferiría apartarse de momento.

"Aunque Cristina está acostumbrada a la presión de los medios, lo sucedido últimamente ha hecho que tenga cierto miedo de salir a la calle, aunque en Suiza siempre ha llevado una vida muy retraída: no tiene amigos, no pertenece a ningún club, no alterna con la sociedad de Ginebra donde viven muchos aristócratas, ni siquiera acude a las estupendas estaciones de esquí alpinas, que tan aficionada es a este deporte. Vive volcada en sus hijos porque no quiere que padezcan el mismo desamparo en el que ella creció, pero Irene en breve irá a la universidad", cometa la periodista en su última columna para la revista "Lecturas".

Incluso, Eyre revela que a la Infanta Cristina le ha enfadado mucho que se haya dicho que ella se sostiene gracias a su hija Irene, cuando no es así, y por el contrario, afirma: “Irene es una niña y sobre todo es mi hija ¡es ella quien se apoya en mí!”, habría comentado la exduquesa de Palma en su regreso a Ginebra.

Toda esta situación habría llevado a la Infanta Cristina a decidirse por una opción inesperada y sin duda un tanto extraña para quienes le rodean:

"A la infanta le horrorizaba el aspecto descuidado con el que ella aparecía en las revistas. Como todas las señoras bien de Barcelona, se cortó el pelo a la altura de los hombros, se tiñó y se hizo mechas. Se depiló las cejas. Y, de forma excepcional, se decidió por una manicura con ese rojo oscuro de Chanel que es signo de reafirmación y empoderamiento. Estaba guapa, muy triste y tremendamente delgada".

Así describe Pilar Eyre a la Infanta Cristina en los actuales momentos, una actitud realmente inesperada pero que sin duda vendría forjada por el deseo de la hija del Rey Juan Carlos de recuperarse emocionalmente de todo lo que le abruma.

Otras Noticias