REY JUAN CARLOS

Las custodias del amor truncado del Rey Juan Carlos y la Reina Sofía

Ocho damas de honor bendijeron la unión que, años más tarde, acabaría esfumándose.
lunes, 16 de mayo de 2022 · 03:33

La infanta Pilar, Irene de Grecia, Irene de Holanda, Ana María y Benedicta de Dinamarca, Ana de Francia, Tatiana Radziwill y Alexandra de Kent. Todas ellas fueron las damas de honor que acompañaron la unión del Rey Juan Carlos y la Reina Sofía. Ocho pares de ojos vigilaron aquel día la unión más esperada de España y Grecia, aunque años más tarde acabaría convirtiéndose en un verdadero desastre.

La boda del Rey Juan Carlos y la Reina Sofía siempre tuvo una lectura estratégica. Juntar a dos naciones era algo que varios nobles habían realizado, pero en tiempos tan turbulentos como el principio de los 60 en Europa, la unión no solo era estratégica sino también necesaria. Poco a poco la monarquía comenzaba a carecer de estructura y era necesario tender lazos.

La boda del Rey Juan Carlos y la Reina Sofía. (Imagen de archivo).

Corinna Larsen lo dijo en su momento: fue Franco quien arregló aquel matrimonio. Sea o no verdad, las palabras de la empresaria alemana encastraban de alguna forma con la realidad, pues ninguna dama de honor podía garantizar el amor y la fidelidad del Rey Juan Carlos, por mucho que le pese a la Reina Sofía.

Hoy, el destino de las ocho damas de honor es disperso, no todas guardan relación con la Emérita y cada una siguió por su lado, incluso desde el anonimato. De tantos nombres, los que más resuenan en la actualidad suelen ser dos: la Infanta Pilar, hermana mayor del Rey Juan Carlos; y la Princesa Irene, la única que acompaña en la vejez a Sofía de Grecia en la actualidad.

La infanta Pilar, Irene de Grecia, Irene de Holanda, Ana María y Benedicta de Dinamarca, Ana de Francia, Tatiana Radziwill y Alexandra de Kent, las damas de honor de la boda entre el Rey Juan Carlos y la Reina Sofía. (Imagen de archivo).

Alexandra de Kent, prima hermana de la Reina Isabel, tenía 25 años cuando vio casar a su también prima, la Reina Sofía. Hoy en día es viuda de Angus Ogilvy, hijo del conde de Airlie, y mantiene una agenda muy activa, pese a tener 83 años. La suerte de Tatiana Radziwill fue similar. Se casó con el doctor Jean Henri Fruchaud y es muy cercana a la Emérita. De hecho, en el libro de Pilar Urbano, Su Majestad comentaba:

Bueno, Tatiana y yo hemos sido siempre muy amigas. Íntimas. Antes de casarnos, después de casarnos... Ella fue dama de honor en mi boda y aunque ahora vive en París.

Benedicta de Dinamarca se casó con Ricardo de Sayn-Wittgenstein-Berleburg, hoy viuda y residente en el país que bautiza su nombre. Irene de Holanda se casó con Carlos Hugo de Borbón Parma, la única divorciada de todas las damas de honor que acompañaron el enlace del Rey Juan Carlos con la Reina Sofía.

Ana María de Grecia, la séptima dama de honor, se casó con Constantino, hermano de la Reina Sofía. Ana de Orleans también mantiene estrechos lazos con los Borbón, aunque no tanto como las dos primeras damas. Todas custodias de un amor que tarde o temprano iba a fracasar.