REY FELIPE

El secreto sobre el Rey Felipe que la Zarzuela ya no puede ocultar más

El ocultismo también sería una de las habilidades del hijo del Rey Juan Carlos y de sus asesores.
martes, 14 de junio de 2022 · 12:47

Periodistas como Pilar Eyre y Jaime Peñafiel son reconocidos por sus conocimientos profundos de los secretos que ocultan los pasillos y paredes de la Casa Real española. Cuentan lo que nadie más cuenta. Tienen las llaves de los cofres en los que la realeza protege sus misterios de ojos y oídos ajenos, de aquellos que no poseen –como ellos- sangre azul. Sin embargo, nada puede permanecer tanto tiempo alejado de la luz del sol. No hay vida que aguante, ni chisme que pueda evaporarse por el simple paso del tiempo. Y es lo que no habrían tenido en cuenta los asesores y cientos de empleados que cuidan a la Familia Real.

Al Rey Felipe se le atribuyen todo tipo de atributos, pero son contadas con los dedos de una mano las veces que se ha remarcado algo negativo. Y justamente esa parte de su cuerpo es fundamental a la hora de hablar de dos padecimientos que se estarían manteniendo en secreto. Enfermedades raras, pero nada graves, que nadie se explica por qué desde el Palacio de la Zarzuela se ha elegido el silencio en lugar de la incómoda verdad.

Onicofagia y narcolepsia. Estos serían los dos trastornos que le atribuyen al heredero del Rey Juan Carlos. La primera es una enfermedad muy conocida por sus implicancias, más que por su nombre. Se trata, básicamente, de la horrible costumbre de comerse las uñas y la piel de los dedos. Una acción cuyas consecuencias en las articulaciones del Soberano han quedado en evidencia en fotos.

Las uñas del Rey Felipe. (Foto: Twitter)

La costumbre del Rey Felipe, que algunos aseguran ha ido corrigiendo con el tiempo, produce problemas en los dientes, deformaciones en la cutícula, deformaciones, verrugas e infecciones. Quienes padecen esta enfermedad exhiben comúnmente sangre en sus dedos, costras y pequeñas cortadas producidas por las propias piezas dentales.

El otro trastorno que le atribuyen a Su Alteza es la narcolepsia, que es la enfermedad del sueño extremo. A esto lo reveló el periodista y escritor Jaime Peñafiel en uno de sus libros. “Era un niño malcriado, flojo en sus estudios, con faltas de asistencia y puntualidad y déspota. Con un grave problema añadido: el sueño. Su pubertad le provocaba cierta vagancia, somnolencia y falta de interés general. Se quedaba dormido hasta de pie. Si estaba sentado, Felipe se dormía. Padece narcolepsia”, escribe el especialista en Casa Real.

El Rey Felipe en el ejército en una foto de archivo.

La supuesta estrategia de la Zarzuela

Quienes hablan de los padecimientos del Rey Felipe, quienes casualmente son en muchos casos detractores de la Casa Real, aseguran que el ocultamiento de estas enfermedades y trastornos del monarca se encuadran en un cuidadoso plan.

Esas voces aseguran que la publicación de los escándalos del Rey Juan Carlos mientras permanece exiliado en Abu Dabi no es otra cosa que una estrategia trazada por quienes son los encargados de resguardar el Palacio de la Zarzuela y, por ende, al otrora Príncipe de Asturias. “Ensuciar al Emérito y endiosar a Felipe”, se animan a ponerle nombre a la operación mediática.

Más de

Otras Noticias