PRINCESA INGRID ALEXANDRA

La Reina Letizia amenazada seriamente por la Princesa Ingrid Alexandra

No solo la mayoría de edad de la joven vikinga preocupa a Doña Letizia.
jueves, 16 de junio de 2022 · 15:08

La Princesa Ingrid Alexandra de Noruega ya es mayor de edad. Cumplió 18 años en enero pasado, pero, por la pandemia, debió postergar los festejos junto a los miembros de su Familia Real e invitados “sangre azul” de todos los puntos de Europa. No será el caso de los Reyes de España, que ya avisaron de su ausencia, aunque ese es otro tema (no del todo ajeno a lo que nos concierne). La joven nórdica se posiciona, poco a poco, entre las principales figuras de la monarquía europea. Y esto, sin dudas, es una amenaza para la Reina Letizia. Y ahora analizamos por qué.

La Consorte del Rey Felipe es hoy una de las monarcas que goza de mayor popularidad entre sus pares. Su origen plebeyo la dota de una particularidad única. Pero son su carácter fuerte y su infinita belleza los dotes que la hacen destacarse por encima de cualquiera de las royals femeninas vigentes. Nadie puede discutir, por ejemplo, los looks que la llevaron a las tapas de las principales revistas que retratan el jet set.

Princesa Ingrid Alexandra. (Foto: Ida Bjørvik, Det kongelige hoff)

Con 18 años, florece en la Princesa Ingrid Alexandra una belleza que hace mucho no se admiraba en otros integrantes de las monarquías. Alta, estilizada, cabellos castaños, ojos claros, sonrisa perfecta. Sumado esto a una simpatía muy poco común para quienes gozan de una ascendencia divina y a una afición por deportes un poco más accesibles para gente común, como esquí o surf, en lugar de vela y otras actividades extravagantes; la joven vikinga se proyecta como una inminente protagonista de la Realeza que se viene. Una generación más al alcance de las masas y más parecida a ellas. Algo que, hasta ahora, solo podía atribuírsele a la Reina Letizia por sus orígenes.

La simpleza también es una característica de Ingrid, como fue también en algún momento la de Doña Letizia. Quienes la conocen a fondo aseguran que al Instituto Elvabakken (su colegio) asiste de vaqueros rotos, camisetas de colores sobrios, zapatillas deportivas y aretes en ambas orejas. Sin conocerla, nadie podría asegurar que es una princesa. Sí podría, por ejemplo, caer rendido ante sus pies por su inmensa belleza y cautivante forma de ser.

 

Falla de cálculo

Teniendo en cuenta la proyección de la Princesa Ingrid Alexandra, segunda en la línea de sucesión al trono, a mediano o corto plazo, los especialistas en Casas Reales –y también en política internacional- reparan en la falta de “timing” de la Familia Real española por el desplante al Rey Harald luego de su invitación a acompañarlos en la cena en honor a su hija. Una decisión que, aseguran, podría deteriorar una buena relación que se remonta a la adolescencia de la Reina Sofía, cuando ambos monarcas tuvieron la posibilidad de compartir el trono.

Ceremonia de Confirmación de la Princesa Ingrid Alexandra con el Rey Felipe y sin la Reina Letizia. (Foto: Gtres)

La Reina Letizia no solo ve amenazada su popularidad indiscutida, sino también su credibilidad como monarca y aptitud para mantener los vínculos con socios estratégicos para el mantenimiento de la estabilidad y del bienestar del continente.

Otras Noticias