REY FELIPE

El gesto del Rey Felipe que habría ofendido a la Reina Máxima de Países Bajos

El desplante de la Reina Letizia a los Reyes de Noruega trajo consecuencias.
domingo, 19 de junio de 2022 · 09:54

Hay dolores que las madres experimentan y de los cuales ningún hombre ni padre puede llegar a tener ni la mínima dimensión de lo que se siente. Este último fin de semana, la Reina Máxima de Países Bajos está sufriendo uno de esos dolores. Y la causa tiene mucho que ver con la decisión que han tomado en el Palacio de la Zarzuela. Fue el Rey Felipe, consciente o no, involuntariamente o no, quien le habría causado una pena enorme a la Consorte holandesa con lo que hizo. ¿Se habrá dado cuenta?

Ya fue noticia de todos los portales digitales del planeta y de otros en los que exista internet el desplante de la Reina Letizia y la Princesa Leonor a los Reyes de Noruega, al faltar a la cena de cumpleaños de la Princesa Ingrid Alexandra. No era cualquier fiesta, sino la de su mayoría de edad. Y no era cualquier princesa, sino la que sucederá a su padre, el Príncipe Haakon, llegado el momento.

La gran foto en Oslo con el Rey Felipe, la Reina Máxima y sin la Reina Letizia. (Foto: Antena 3)

El Rey Felipe ha estado rápido de reflejos y se ha acordado a tiempo de que es el padrino de la joven Ingrid Alexandra. Ha evitado con su viaje inesperado a la cena más anunciada del último tiempo en ámbito royal que el desastre sea mucho mayor para la Corona Española. Eso sí, sus acciones no estuvieron exentas de consecuencias. Y fue, tal vez, la falta de cálculo por la premura de las decisiones lo que no pudo evitar que el Soberano español ofendiera sin querer a una de las Coronas más “amigables” para su reino, la Reina Máxima, reconocida amiga de la Reina Letizia, con quien comparte, entre otras cosas, su origen plebeyo y “sangre caliente” en lugar de “sangre azul”.

La ofensa ¿involuntaria? Del Rey

Por cuestiones de protocolo, todos los príncipes y princesas deben ingresar a la cena acompañados. En el caso del Rey Felipe, a quien su reina y princesas dejaron completamente solo, quien fue la encargada de salvarlo en el momento fue la Reina Máxima de Países Bajos. Sin dudar, la Consorte de Guillermo de Orange le dijo a su hija, la heredera al trono, Princesa Amalia, que haga las veces de acompañante del Soberano.

Así fue que, entonces, la joven de cabellos rubios y brillante semblante con su vestido divino de cuentos de hadas y una tiara inolvidable que estrenó por primera vez en su historia, tomó del brazo al Rey español y le ahorró la vergüenza de tener que ingresar solo con su alma y tarareando para sí alguna balada de Sabina sobre despecho y soledad. ¡Pero, no! El rescate holandés fue ejemplar e hizo honor a la amistad que une a ambas Casas Reales. Pero el gesto, el enorme gesto de la Casa de Orange, no fue correspondido.

El Rey de Felipe ingresó al Palacio de Oslo del brazo de Amalia de Holanda, hija mayor de la Reina Máxima. (Foto: TV2)

¿Qué pasó? Luego de haberle evitado la vergüenza y la indignidad al Rey Felipe, éste, que se mostró incómodo en todo momento, soltó del brazo a la novel princesa, le agradeció como se debe y se alejó de ella para ubicarse en una mesa aparte, alejada, con los nobles más encumbrados, dejando a Amalia de Países Bajos sin acompañante el resto de la cena. Una actitud que la Reina Máxima seguramente no dejará pasar. Una consecuencia directa de la ausencia de la Reina Letizia y la Princesa Leonor al mayor evento royal del último tiempo luego del cierre total por pandemia.

Otras Noticias