REY JUAN CARLOS

El terrible sentimiento que une al Rey Juan Carlos y a la Reina Isabel

Comparten un día y un sentir muy particular. ¿Reyes separados al nacer?
jueves, 2 de junio de 2022 · 11:14

Los separan 12 años de diferencia. Con 96 años la Reina Isabel y con 84 años el Rey Juan Carlos, ambos comparten más de lo que creen. Cada uno en sus tareas actuales, ella todavía al frente de su reino durante más de 70 años, y él retirado en Abu Dabi asfixiado por las presiones de la prensa y Justicia por desmanejos financieros, son tan parecidos que asustan. ¿Acaso son reyes separados al nacer?

Este 2 de junio es especial para los reyes europeos. Razón de tristeza para uno, motivo de alegría para otra. Hoy, hace ocho años, Juan Carlos I abdicaba a la Corona en favor de su hijo Felipe VI. Una decisión que le terminó costando caro, quizás más de lo que hubiera querido financiar en el plano sentimental. Por otro lado, en esta misma fecha, hace siete décadas, Isabel II era coronada como la nueva monarca británica tras la muerte de su padre Jorge VI.

Parece absurdo, pero la segunda coincidencia entre los reyes europeos tiene que ver con un número, el seis que procede a los nombres de realeza escogidos por sus inmediatos antecesor y sucesor. ¿Qué significado tiene el seis? Armonía, belleza, equilibrio y perfección. Algunos lo relacionan con la necesidad de liderazgo y autoridad. También significa responsabilidad, procurar el bienestar de los demás, asumir el esfuerzo para resguardar el hogar y la familia.

Reina Isabel y el rey emérito, Juan Carlos de España (Getty Images)

Un número que parece a medida para las decisiones que Juan Carlos I e Isabel II debieron tomar siendo muy jóvenes. El español, dejando el trono en manos de su hijo para proteger a la Familia Real y la británica asumiendo la responsabilidad de conducir su Nación hacia la grandeza, quizás sin quererlo, como deslizan algunas publicaciones y documentales sobre los inicios de la líder de la Casa Windsor.

Una última coincidencia tiene que ver con las relaciones personales de cada uno, no con miembros de sangre, sino con quienes vinieron a integrar mucho después sus familias reales. Tanto Juan Carlos como Isabel debieron soportar los compromisos de Felipe y del Príncipe Harry con plebeyas. Y en ambos casos, su manera de relacionarse no fue del todo la mejor.

Tortuosas relaciones familiares

Rey Juan Carlos y la Reina Isabel (Foto; Minuto Neuquén)

Ni el Rey Juan Carlos ni la Reina Isabel son personajes fáciles de llevar. Lo saben Felipe VI y el Príncipe Harry. Éste último debió aguantar el desdén permanente de su abuela hacia su prometida, que llegó a intervenir y molestarla incluso el día de su matrimonio.

En el caso del actual Rey de España, la relación con su padre –se sabe- nunca ha sido de lo mejor. Siempre mantuvieron la sonrisa y compostura para las cámaras, pero sus más cercanos saben –y algunos cuentan- que en realidad nada es lo que parece. Incluso los amigos del Emérito Juan Carlos desprecian a su hijo con terribles apodos, motivados por su relación con la Reina Letizia, de origen plebeyo, a quien acusan de los males que padece el exmonarca español en la actualidad.

La Reina de Inglaterra no se queda atrás si de desprecio se trata. Fue justamente un gesto suyo lo que provocó la renuncia del Príncipe Harry y de su esposa Meghan Markle a la Familia Real y su escapada a los Estados Unidos. Este jueves, durante el primer día de celebraciones por el Jubileo de Platino, la monarca ha ratificado ese desprecio al no dejar que su nieto y la pareja de éste suban al balcón del Palacio de Buckingham para saludar a la multitud que festeja los 70 años de Isabel II en el trono.

Otras Noticias