PRINCESA LEONOR

La Princesa Leonor y la Princesa Ingrid Alexandra, como el agua y el aceite

Las royals se han convertido en una suerte de rivales.
martes, 21 de junio de 2022 · 12:33

Mucho se ha hablado del desplante de la Familia Real española a la Familia Real noruega. Salvo el Rey Felipe, el único que tuvo algo de preocupación por las consecuencias de no asistir al evento real más importante de los últimos años –a causa de la pandemia-, el resto, incluidas la Reina Letizia y, en especial, la Princesa Leonor, no se han detenido ni un solo momento a meditar su decisión de faltar a la cena de cumpleaños de la Princesa Ingrid Alexandra, futura heredera al trono vikingo.

Las razones para no corresponder a la invitación del Rey Harald y la Reina Sonia ya son noticia del pasado. Ahora lo que ocupa la atención de muchos medios y allegados a las Casas Reales implicadas es la supuesta enemistad que existiría entre ambas princesas. Falta de química que, en todo caso, se puede notar en las visibles e innegables diferencias que existen entre la princesa noruega y la Princesa de Asturias.

La foto de la Princesa Ingrid Alexandra que más lamenta la Princesa Leonor. (Foto: EFE)

La Princesa Leonor jamás tendrá lo que tiene la Princesa Ingrid Alexandra. Podríamos decir lo mismo en viceversa. Y podemos reafirmar que ninguna de las dos podría pensar en hacer lo que hace la otra. Algo las separa, una enorme grieta que excede a cualquier episodio pisado de sus padres por viejos amoríos de antaño que no llevaron a ningún sitio más que a tapas de revistas del corazón.

Leonor e Ingrid Alexandra son diametralmente opuestas. Y empezamos a demostrarlo.

Las diferencias que las separan

La Princesa Ingrid Alexandra cumplió en enero la mayoría de edad. Sus cambios físicos son evidentes y se proyecta como una de las royals más atractivas y llamativas de Europa. La futura heredera del trono noruego, alta, esbelta y cabellos castaños claros, no tiene problemas en lucir su figura, como lo recuerdan algunos en una foto tomada por paparazzis en altamar a bordo de un lujoso bote junto a su familia. También es amante del deporte, juega al fútbol y hasta pilota aviones.

Un caso como este no se le conoce a la Princesa Leonor y es muy poco probable que se lo haga. Sabida es la repulsión de la Reina Letizia con los medios de comunicación y, de hecho, ni detalles se han tenido de lo que hará la heredera al trono en su regreso a España. Por ahora, nada de su paradero.

Princesa Ingrid Alexandra y algo que nunca haría la Princesa Leonor: pilotar un F-16. (Foto: Det Norske Kongehuset)

Otra de las diferencias entre la royal noruega y la española es el control que tienen sus padres sobre ellas. Mientras Ingrid Alexandra gusta de conducir su propio vehículo, sin choferes ni intermediarios, esto es algo que Doña Letizia reprobaría de plano. Nunca permitiría que su hija vaya a ningún lado sin escolta. En este sentido, la Princesa Vikinga es mucho más cercana al pueblo que su colega asturiana.

Por último, la comunicación y exposición ante la prensa y redes sociales. Conocemos la decisión que el UWC Atlantic College debió tomar por un presunto pedido de la Reina Letizia, debiendo obviar u omitir toda foto o video en las redes de la institución en las que aparezca la Princesa Leonor. Ni siquiera las redes de la Casa Real la mencionan, mucho menos la muestran. Con la Princesa Ingrid Leonor es todo lo contrario. Dejan la rigidez de lado y ni siquiera es su prensa real la que hace ciertos anuncios. Cuando la noruega tuvo su primer auto, fue su hermanastro, hijo de Mette Marit, quien realizó una divertida publicación en la que advertía a todo el mundo mantenerse alejados de las carreteras.

Diferencias innegables e ¿insalvables? ¿Será que las princesas podrán llevarse bien?

Otras Noticias