PRINCESA LEONOR

La enfermedad que podría padecer la Princesa Leonor y de la que poco se habla

La heredera del trono no ha dejado de cumplir con sus compromisos académicos.
miércoles, 22 de junio de 2022 · 03:30

Una condición hereditaria podría estar afectando a la Princesa Leonor, un aspecto sobre la salud física de la heredera del trono del que poco se ha hablado y que ahora ha empezado a tomar relevancia, a propósito de la última aparición pública de la hija de la Reina Letizia

Las imágenes de Leonor  en el Instituto de Leganés dieron cuenta de su cambio de aspecto: al final de su adolescencia la hija de los reyes de España luce mucho más juvenil y abandona la apariencia de niña con la que nos habíamos encantado en los últimos años.

La Princesa Leonor en su última aparición pública en España. Fuente: (foto de archivo)

Pero sus fotografías dejaron algo más que mostrar, la sonrisa de la Princesa Leonor constatan que los dos colmillos superiores están ausentes, lo cual podría llevarla a someterse, en un futuro, a un minucioso tratamiento odontológico.

La Princesa Leonor convive con una agenesia hereditaria.

La condición tiene que ver con una agenesia hereditaria. Según odontólogos consultados por el diario "Confidencial digital", esta enfermedad consiste en la falta de crecimiento de uno o más dientes debido a la ausencia de tejido primordial, pero la condición podría tratarse con un tratamiento que consiste en abrir esos espacios y optar por la inserción de implantes colocando una raíz artificial y una corona dental.

La condición de la Princesa Leonor

Como todo tratamiento invasivo, no se recomienda en personas menores de 18 años, por lo que la Princesa Leonor todavía no se preocuparía por realizarlo. Incluso, fuentes con acceso a La Zarzuela adelantan que la Reina Letizia no se mostró preocupada cuando le informaron de que la causa de ese problema de su hija podía ser la agenesia, sobre todo por tratarse de una dolencia hereditaria.

La Princesa Leonor en el Instituto de Leganés.

De acuerdo a los profesionales que siguen este tipo de casos, la ausencia de los dos colmillos superiores tiene algunas consecuencias, porque puede afectar  la funcionalidad. "En concreto para las funciones de masticar o hablar, ya que la existencia de espacios dentales vacíos provoca posiciones anómalas y forzadas en el resto de la boca", comentan. 

Otras Noticias