REY JUAN CARLOS

La noche más esperada del Rey Juan Carlos que terminó de la peor manera posible

La Reina Sofía se desempeñó como enfermera improvisada.
miércoles, 22 de junio de 2022 · 11:45

El Rey Juan Carlos vivió una de sus noches más esperadas cuando comenzó su luna de miel y terminó en pesadilla. Casi seis meses duró la travesía y los recién casados pudieron dar la vuelta al mundo gracias al regalo de los griegos Stavros Niarchos y Aristóteles Onassis, amigos de la Familia Real griega.

La pesadilla del Rey Juan Carlos comenzó en la lujosa suite del Creole, el velero de los años veinte, una importante estructura de 63 metros. No obstante, no hubo romanticismo ese 14 de mayo de 1962 a solas, la Reina Sofía ejerció de enfermera para Juan Carlos I, se había roto la clavícula izquierda practicando kárate.

El Rey Juan Carlos y la Reina Sofía continúan casados, pero están separados de hecho desde hace meses. Fuente: (foto de archivo)

Por la noche, tras el esfuerzo, el yeso se había pegado a la piel de Juan Carlos I y la llevaba en carne viva: afortunadamente, Doña Sofía se había formado como puericultora y debió ir arrancándoselo poco a poco del brazo. Y, de acuerdo a lo que reveló Doña Federica, esa noche no hubo lugar para el amor.

Luego de la pesadilla nocturna, el Rey Juan Carlos se instaló en Spetsopoula junto a la Reina Sofía y nuevas revelaciones salieron a la luz a través del diario de la Reina Federica con una curiosa anécdota: "Cometimos una terrible insensatez. Sabíamos que sería un error, pero lo hicimos". ¿Qué hicieron? se trasladaron a Grecia a visitar a los novios, invadiéndolos.

La Reina Sofía y el Rey Juan Carlos durante su luna de miel maratónica: duró seis meses.

Luego de los primeros momentos incómodos, llegó un regalo que le costó caro a la pareja real. El Rey Juan Carlos junto a la Reina Sofía hicieron escala del viaje en Madrid, donde se entrevistaron con el general Franco, en el Palacio de El Pardo. Una escala que no le hizo ninguna gracia a Juan de Borbón y Battenberg quien soñaba con reinar España.

Doña Sofía, aconsejada por su madre Federica, le agradeció personalmente a Franco el regalo de bodas que había recibido de él: una tiara floral de plata, oro y diamantes talla brillante. A partir de este agradecimiento, la relación entre Juan Carlos I y Sofía creció con Franco pese a que se trataba de una Princesa extranjera. Actualmente, los Reyes Eméritos de España continúan casados, pero no se pueden ni ver, las infidelidades del padre del Rey Felipe colmaron la paciencia de Sofía de Grecia.

Otras Noticias