JAIME PEÑAFIEL

Jaime Peñafiel revela la crueldad más grande al Rey Juan Carlos en Sanxenxo

Ni al peor enemigo se le hace eso.
viernes, 24 de junio de 2022 · 00:11

Ya pasó más de un mes desde que el Rey Juan Carlos regresó por primera vez a España, luego de permanecer durante casi dos años sin novedades en Abu Dabi tras abdicar en favor de su hijo el Rey Felipe y dejar su hogar por pedido del mismo en el fatídico agosto de 2020. Un acontecimiento seguido de cerca por toda España y Europa y muy especialmente por periodistas especialistas en Casas Reales como el propio y único Jaime Peñafiel.

El viaje sí que dio que hablar, especialmente por la movilización de urgencia que realizó el Soberano a la localidad de Sanxenxo para encontrarse con su padre y mantener una larga reunión –de más de cuatro horas- en la que se habrían dicho de todo, según trascendió. Regaños, reclamos y un pedido sin posibilidad de debate: volver por donde vino hasta que se le indique lo contrario. Segundo destierro para Don Juan Carlos. Un acto que, a consideración de Peñafiel en una de sus tradicionales columnas de opinión, solo se le puede atribuir a “un mal hijo”.

El Rey Juan Carlos aclamado por la gente en su visita a Sanxenxo (Foto: EP)

Con el correr de los días, se supo que entre los pendientes del Rey Juan Carlos en tierras españolas quedó una cita con su médico de cabecera por una serie de afecciones propias de la edad y algunas adquiridas a lo largo del tiempo. Cuenta Jaime Peñafiel que debía hacer un viaje muy corto a Barcelona para ello, pero ni eso le fue concedido por su hijo el Rey Felipe. Inentendible, si se tiene en cuenta que se trataba de un pedido relacionado a la salud y no a alguna cuestión lúdica o banal.

La decisión más cruel

Ahora bien, como nos tiene acostumbrados el afamado escritor y periodista de las Casas Reales, Peñafiel ha sacado a la luz un nuevo dato. Una de las crueldades más grandes que habría cometido el Rey Felipe en contra de su padre el Rey Emérito. Lo revela como un dato muy oculto en un artículo que publica en revista “Pronto”, en el que desentraña a los amigos más íntimos del monarca retirado. Y algo tiene que ver con esto, porque de amistad se trata, de esas incondicionales que muy pocas veces se logran y que, a esta altura de la vida para Juan Carlos I, es demasiado frágil para desperdiciar oportunidades.

El Rey Juan Carlos con sus amigos Josep Cusí y Pedro Campos (Foto: Pronto)

Esto último no habría sido tenido en cuenta por Felipe VI quien, según Jaime Peñafiel, le habría prohibido terminantemente al Rey Juan Carlos visitar a Josep Cusí, uno de los compañeros de vida más íntimos del antiguo Soberano y que, a sus 88 años, mantiene a sus familiares en vilo por sus vaivenes de salud.

“Hoy, cuando su compañero de regatas está gravemente enfermo, en su reciente visita a España, el emérito habría querido poder visitarle. Pero le fue imposible, ya que, después de la reunión en la Zarzuela, se vio obligado a abandonar España”, escribe Peñafiel.

Joep Cusí forma parte del grupo más reducido de amigos del Rey Juan Carlos, al que también pertenece Pedro Campos, quien fue quien lo recibió en el aeropuerto de Sanxenxo y lo alojó en su casa la última vez que pudo pisar la tierra que lo vio nacer, crecer y reinar.

“El rey emérito es padrino de una de las hijas de Cusí y dicen algunos que éste último es como el hermano mayor que no ha tenido”, cuenta Jaime Peñafiel.

El Rey Juan Carlos y su amigo Josep Cusí (Foto: Getty)

Un porqué sin respuesta

Nadie se explica ni tampoco el especialista en Realeza cómo es que ante los pedidos de un hombre de avanzada edad como Juan Carlos I y los recursos y vías que maneja la Casa Real –o el Rey Felipe- no se haya podido conceder los deseos tan simples del Emérito que, a fin de cuentas, solo pedía ver a un médico y ver a un amigo que está en sus últimos días. Algo así como negarle sus últimas palabras a un condenado a muerte.

¿Acaso el Rey Juan Carlos ha recibido una sentencia de la que todavía no se enteró? Jaime Peñafiel estaría indignado.

Otras Noticias