REINA LETIZIA

El oscuro y doloroso secreto de juventud que oculta la Reina Letizia

Un misterio que la sigue desde su época de estudiante.
martes, 28 de junio de 2022 · 03:30

Nadie sabe con certeza qué hizo cuando recibió una de las advertencias más serias que alguien podría haberle hecho jamás. Algunos dicen que fue la condición final antes de dar el beneplácito, bastante resistido. Un pedido que significaba mucho más que solo ocultar lo que estaba a la vista. Era casi como querer borrar la memoria de una etapa importante de su vida, una que nunca volverá y que, de hacerlo, tendrá graves consecuencias familiares. La Reina Letizia guarda un oscuro secreto de su juventud.

El misterio se remonta a su época de estudiante, cuando muy joven vendía tabaco para juntar dinero para sus constantes viajes haciendo autostop con destino a algunas de las cientos de playas de la costa española. Pero tenía especial predilección por los mares catalanes donde, aseguran, solía hospedarse en campings.

La Reina Letizia en su época de estudiante de periodismo. (Foto: Twitter)

No es del interés de nadie saber en detalle lo que la Reina Letizia hacía en esos lugares cuando se quedaba allí. Lo único relevante es, quizás, lo que hizo para no olvidarlo más. Un tatuaje, un doloroso dibujo para la posteridad en una zona de su cuerpo en que difícilmente fuera visto. O bien fuera hallado solo por quienes gocen de la extrema confianza de aquella joven que supo robarse el corazón primero de su profesor y, luego, del Príncipe de Asturias, hoy convertido en el Rey Felipe.

A sabiendas de esto, los Reyes de España le habrían demandado borrar ese supuesto tatuaje. De lo contrario, no podría contraer matrimonio con su por entonces novio. Con quien se mostraba al natural vistiendo vaqueros rotos en caminatas por las calles de la ciudad o con vestidos sumamente escotados en cenas de gala de la realeza europea pese a la oleada de críticas. Es tal vez esta última la razón de cada uno de los desplantes de Doña Letizia a los principales actores de la monarquía.

Lo cierto es que pese a lo casi indetectable que habría sido aquel tatuaje y de tan difícil acceso para admirar, solo la Reina Letizia y el Rey Felipe podrían saber con certeza si es que aquel dibujo –tan mal visto por la Casa Real- fue acaso borrado para siempre de la piel de la Consorte, cual recuerdo que desea ser arrebatado de raíz y para siempre.

Una joven Reina Letizia con amigos en el metro (Foto: Instagram)

Los tiempos cambian

Con el tiempo, lo que para algunos era algo imposible en la Realeza se fue convirtiendo, cada vez más, en algo completamente común. Y un ejemplo de ello es la nieta preferida del Rey Juan Carlos, la siempre polémica Victoria Federica. Un modelo que bien podría servir a la Consorte de Felipe VI para justificarse.

La hija de la Infanta Elena, hermana mayor del Rey Felipe, posee no menos de cinco tatuajes. Cada uno con un significado distinto y uno de ellos, inclusive, hecho en honor a su abuelo, el Emérito desterrado en Abu Dabi. Un velero, y no cualquiera, sino el “Bribón”, con el que el monarca supo ganar varias copas del mundo de regata y al que no pudo venir a admirar hace unas semanas a Sanxenxo, prohibida su entrada por su propio heredero.

Los tiempos cambian. Y la Realeza también cambia. ¿Acaso para todos menos para la Reina Letizia?

Más de

Otras Noticias