IRENE URDANGARIN

Así ha cambiado Irene Urdangarin a lo largo de 17 años y de la mano de la Infanta Cristina

Este domingo se cumple un aniversario más del natalicio de la benjamina que vino desde Ginebra para festejar junto a sus seres queridos.
domingo, 5 de junio de 2022 · 09:44

Irene Urdangarin cumple 17 años este domingo. Hija menor de la Infanta Cristina y de Iñaki Urdangarin, siempre fue de la que menos se supo. Su partida de estudios a Ginebra (Suiza) la alejó todavía más de los flashes hambrientos por conocer cada detalle de su vida. Hoy sabemos un poco más, pero no tanto más, por la separación en curso de sus padres.

La nieta (¿preferida?) de la Reina Sofía y del Rey Juan Carlos se encuentra en Barcelona. Vino especialmente a pasar su cumpleaños con sus seres queridos, ya que, al igual que en España, allá donde vive junto a su madre también es feriado largo por la segunda Pascua.

Antes de su arribo a Barcelona, lo último que se supo de Irene de Borbón Urdangarin fue el viaje a Abu Dabi que compartió junto a gran parte de su familia para visitar a su abuelo, el desterrado Juan Carlos I.

De momento aún es un misterio cómo serán los festejos por el 17° aniversario de su natalicio. Y, mucho más, lo que todos quieren saber: la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, ¿juntos?

Deportista como sus padres

De Irene se dice que es una estudiante muy aplicada en l‘Ecole Internationale. Además de español, habla inglés y francés perfectamente y se encuentra estudiando alemán.

Pero lo que realmente apasiona a la menor de las Urdangarin es el deporte, una herencia directa de sus padres, uno deportista y la otra amante de quienes los practican, como se supo en un artículo sobre antiguos pretendientes de la Infanta antes de Iñaki.

Tiene un gusto muy especial por la vela pero para lo que realmente es buena es para el sky, algo que practica incluso antes de aprender a caminar con soltura.

Sus parecidos

Irene siempre estuvo a la sombra de la Princesa Leonor y de las infantas Sofía y Victoria Federica. Sobre todo por sus looks más bien sobrios que luce, a diferencia de sus primas.

Desde el año pasado, cuando cumplió 16, que Irene experimenta cambios físicos radicales. Esto pudo evidenciarse durante uno de los últimos veranos que pasarían como familia en la playa, al sur de Francia.

En cuanto al físico, muchos la comparan con su abuela paterna, Claire Liebaert, aunque si se la juzga por las fotos que salen publicadas cada tanto en la prensa, hoy podría decirse que fue creada a imagen y semejanza de su madre, la Infanta Cristina.

Otras Noticias