INFANTA CRISTINA

La frase y la venganza más esperada de la Infanta Cristina contra Iñaki Urdangarin

El adiós definitivo al padre de sus cuatro hijos.
martes, 7 de junio de 2022 · 14:30

El año 2022 empezó con el comienzo del fin para la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. Mucha agua ha corrido bajo el puente y, de común acuerdo para la sociedad pero de la peor manera entre ellos, se anunció el divorcio impensado después del vínculo inalterable pese a la prisión del exdeportista.

Mucho se dijo sobre las verdaderas razones de una separación escandalosa tras 24 años de matrimonio entre Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina: sorpresa, tristeza, rabia, enfado, aceptación y euforia son algunos de los sentimientos encontrados que han sacudido los pasillos de Zarzuela.

La Infanta Cristina comenzó a dejar el dolor en el pasado.

Como ocurre con todas las separaciones, la de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin está viviendo la fase definitiva y está cargada de rencor, furia y venganza: luego del duelo inicial, severo y difícil, ha salido a la luz la frase lapidaria que marca definitivamente el final de Iñaki en la Familia Real.

A Iñaki no lo pueden ver ni en pintura.

Tal como consigna Vanitatis, ni la hermana de Felipe ni el exjugador de balónmano han compartido tiempo juntos. Ni siquiera para reunirse y poner la firma definitiva al divorcio formal que todavía no ha llegado de manera legal. Es más: ni siquiera los 17 años de Irene han motivado que estén cerca.

Si bien tanto la Infanta Cristina como Urdangarin se alojaban en el barrio de Pedralbes, donde vivieron sus años más felices como pareja, no se pueden ni ver: mientras Iñaki fue echado de la casa donde vivía con sus hijos y se encuentra alojado en casa de unos amigos comunes del matrimonio, ella eligió un hotel.

Irene cumplió 17 años y su madre la Infanta Cristina volvió a sonreír. Fuente: (Lecturas)

La batalla fría entre la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin se ha instalado: él vive en un piso de 150 metros cuadrados. Le han quitado su guardia personal, no tiene más escoltas y el garaje del edificio tiene acceso directo al jardín, piscina y a la vivienda: puede entrar y salir sin ser visto.

La Infanta Cristina, por su parte, llegó a Barcelona el domingo luego de estar en la boda de Mafalda de Bulgaria, hija de Kyril y Rosario Nadal, dos grandes amigos. Fue esa celebración la que marcó una nueva etapa en la vida de la hermana del Rey: relajada, cómoda y muy contenta se ha olvidado por completo de Iñaki, quien ya está con nueva pareja. Y Cristina no es la única que no lo puede ni ver. Pregunten por Iñaki en Zarzuela y lo confirmarán.

Otras Noticias