INFANTA ELENA

La precipitada historia de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar que desafió el Rey Juan Carlos

La hija mayor del Emérito estaba dispuesta a todo por amor.
jueves, 14 de julio de 2022 · 03:00

Para 1993, la Infanta Elena era una de las solteras más codiciadas del país. En aquel momento, la hija del Rey Juan Carlos se recuperaba de la ruptura con su gran amor a los 23, Luis Astolfi, el guapo jinete sevillano años al que le unía no solo el agrado y el afecto, sino también la pasión por la equitación. Estuvieron juntos tres años, pero la relación jamás se oficializó.

Infanta Elena junto a Jaime de Marichalar. Foto: Archivo

Tras esta ruptura, la Infanta se marchó a París y en la capital francesa empezó a formarse su relación con Jaime de Marichalar, un joven desconocido para la sociedad pero a quien ya había conocido en 1987. Jaime era un hombre apuesto y con muchas intenciones de conquistar a la Infanta Elena. Para ello tuvo como aliada a Alba Portero, prima de la mujer de uno de los hermanos de Jaime de Marichalar y amiga de la Infanta. Gracias a esta conexión, él pudo comenzar a seguir a la hija del Rey Juan Carlos en los concursos hípicos en los que ella participaba y fue fotografiado acompañándola a todas partes.

Los gestos de atención y las insistencias de Jaime de Marichalar conquistaron a la Infanta Elena, con quien regresaría a España tiempo después. Lo que vendría no sería fácil para la pareja, que debió pasar por la minuciosa mirada del Rey Juan Carlos, a quien no le convencía mucho este joven apuesto, a pesar de provenir de una familia de abolengo soriano. 

Infanta Elena durante su matrimonio con Jaime de Marichalar. Foto: Archivo

Se conoce que el Rey Juan Carlos contrató los servicios secretos para conocer más al que sería su futuro yerno. El ex Monarca acudió a su amigo incondicional Emilio Alonso Manglano, quien para el momento estaba al frente del CESID, para averiguar todos los datos procedentes de Jaime de Marichalar. En concreto, lo mandó a investigar. El informe habría sido elaborado bajo la máxima discreción y sin dejar copia del resultado en el archivo de La Casa.  

El inicio del romance de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar

Jaime de Marichalar era conocido como un joven normal que llevaba un tiempo residiendo en la ciudad de Madrid, y como ya mencionamos, al principio parece que el joven tiró de insistencia hasta conseguir que la Infanta Elena volteara la mirada hacia él. 

Infanta Elena en su boda con Jaime de Marichalar. Foto: Archivo

La revista "Vanitatis" se hace eco del "despecho" de la Infanta Elena para lo que fue entonces el inicio de su romance con Jaime de Marichalar. "Una princesa despechada, un pretendiente insistente y París, así fue el extraño romance entre la Infanta Elena y Jaime de Marichalar al que se opuso el Rey Juan Carlos. Se vieron durante muchos meses, pero su boda se precipitó. Así consiguió Marichalar vencer las dudas y resistencias de la Infanta Elena: con regalos e insistencia", comenta un enunciado de la revista sobre cómo inició la relación entre los exduques de Lugo. Después de años y con dos hijos en común decidieron dar pie al primer divorcio de los Borbón. 

Otras Noticias