REY FELIPE

El jaque mate al que se expone el Rey Felipe por la Princesa Leonor y la Infanta Sofía

La Casa Real debe demandar un cambio urgente.
jueves, 7 de julio de 2022 · 12:24

La Corona de cualquier Monarquía está por encima de todo interés posible. Se debe cuidar, se debe preservar, hay que garantizar su continuidad. A toda costa. La fragilidad política que atraviesa en estos momentos el continente europeo, convierte al territorio en un verdadero tablero de ajedrez que, por momentos, también se asemeja a un castillo de naipes. Quizás no lo sabe, pero el Rey Felipe está expuesto. ¿A qué? A un posible jaque mate. No decimos que sea algo cercano o inminente, pero existe la posibilidad. Sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, también están expuestas a esta situación.

Dentro de la larga lista de reglas y protocolos que los miembros de la Familia Real deben memorizar desde su cuna de oro, están una serie de medidas para proteger su seguridad más allá de la que aportan sus escoltas reales. También hay otras normas, las no escritas, la que establece que la Corona debe protegerse a toda costa.

Para lograr esto último, es fundamental garantizar la continuidad del linaje. Cuando el Rey no está más, un heredero ocupa su lugar. Y así “in aeternum”. Y es lo que no están teniendo en cuenta ni el Rey Felipe ni sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. Una decisión que podría costar muy caro.

Hay dos errores –si así podemos calificarlos- que la Familia Real, bajo la responsabilidad de Felipe VI, viene cometiendo sistemáticamente. Básicamente, se trata de un accionar único con distintos actores. Ahora lo explicamos un poco mejor, con dos ejemplos concretos.

El Rey Felipe, al volante, junto a la Princesa Leonor en el mismo vehículo.

Primer caso. No son pocas las ocasiones en que se ha visto al Rey Felipe y a la Princesa Leonor trasladarse en el mismo vehículo y sin escoltas. El propio Monarca gusta de tomar el volante y salir a rodar con su hija a su lado. El dueño de la Corona y su sucesora, expuestos y a la buena de Dios.

Segundo caso, el más reciente. La primogénita Borbón y Ortiz y su hermana, la Infanta Sofía, primera y segunda en la línea de sucesión (respectivamente), se trasladan juntas en un mismo vehículo al Museo Dalí de Figueras, en Girona, el día antes de los Premios Princesa Girona. Riesgo de exposición: ALTO, ROJO INTENSO, ALARMA DE INCENDIO. Son las únicas herederas de los Reyes españoles.

La Princesa Leonor y la Infanta Sofía y, de fondo, el vehículo en el que llegaron juntas.

Desconocemos si está en los planes del Rey Felipe o de la Reina Letizia ampliar la familia. Lo que sabemos es que, a su edad, “moldear un nuevo heredero”, si lo peor pasara –Dios no quiera-, tardarían al menos dos décadas. Tiempo, sin tener en cuenta alguno que otro sobresalto que siempre nos tiene preparados el destino.

¿Es realmente necesario el riesgo que están corriendo el Monarca español y sus herederas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía? ¿Vale la pena? Jaque… momento de reubicar algunas piezas.

Otras Noticias