manuel díaz

Manuel Díaz, 'El Cordobés' deslumbra con las bellezas de su extenso Jardín en Guillena

El reconocido torero Manuel Díaz ha vuelto a abrir las puertas de su hogar para regalarnos una visión exclusiva de su imponente finca, 'Cerro Negro', ubicada en la pintoresca Guillena, Sevilla.
miércoles, 20 de diciembre de 2023 · 06:11

Manuel Díaz 'El Cordobés', no deja de sorprender al mostrar una de las joyas de su residencia: un impresionante jardín que abarca parte de las vastas 150 hectáreas de su finca. Este rincón paradisíaco, con toques rústicos, es el escenario donde el torero comparte su vida junto a su esposa, Virginia Troconis, y sus hijos, Manu y Triana."

A pesar de estar en pleno invierno, Manuel Díaz 'El Cordobés' aprovecha la oportunidad para destacar el suave clima de Sevilla mientras ofrece vistas cautivadoras de su extenso terreno. A través de la pantalla, se puede apreciar solo una fracción de las 150 hectáreas, un vasto espacio que parece inabarcable y que añade un toque de majestuosidad al entorno.

Manuel Díaz 'El Cordobés'. Fuente: (Google)

Aunque la casa de Manuel Díaz 'El Cordobés' es una auténtica mansión campestre, el enfoque recae en el valor escénico de su propiedad. El torero recalca la importancia de estar cerca del campo, convirtiendo este retiro en un oasis de privacidad donde puede disfrutar de la tranquilidad lejos del bullicio mediático.

El paisaje que nos presenta Manuel Díaz 'El Cordobés' en detalle es un escenario familiar, especialmente para quienes siguen los retratos de su esposa, Virginia Troconis. Las imágenes capturan la esencia de su vida en el campo, donde cada rincón de la finca se convierte en el telón perfecto para instantáneas llenas de encanto y naturalidad.

Manuel Díaz 'El Cordobés'. Fuente: (Google)

Más allá de las vistas impresionantes, Manuel Díaz 'El Cordobés' comparte también momentos íntimos junto a su esposa Virginia Troconis bajo el cálido sol invernal. La pareja disfruta de la tranquilidad de su hogar, demostrando que la belleza del jardín no solo se encuentra en su esplendor natural, sino también en los instantes compartidos que lo hacen aún más especial