MONEDAS

La Moneda de 100 Pesetas del Rey Alfonso XIII: Un Tesoro Numismático Cotizado

Descubre los detalles de esta moneda excepcional de Alfonso XIII, su valor en el mercado y cómo se ha convertido en un objeto codiciado por coleccionistas y buscadores de tesoros.
jueves, 4 de enero de 2024 · 13:01

La moneda de oro de 100 pesetas del reinado de Alfonso XIII, acuñada en 1897 en Madrid, es una verdadera obra maestra numismática que fusiona historia y belleza en una única pieza. Este objeto, que forma parte del legado de Alfonso XIII, ha despertado un gran interés entre los coleccionistas y apasionados de la numismática.

El período del reinado de Alfonso XIII en España fue de gran relevancia histórica, y esta moneda de 100 pesetas de oro se convirtió en un símbolo de estabilidad económica en aquel entonces. En su anverso, exhibe el retrato juvenil de Alfonso XIII, mientras que en el reverso resalta el escudo de armas de España con la inscripción "CIEN PESETAS".

Moneda de oro de 100 pesetas del reinado de Alfonso XIII, acuñada en 1897. Fuente: (Google)

Con un diámetro de aproximadamente 32 mm y un peso de 32,25 gramos, esta moneda posee dimensiones y peso considerables. Su diseño detallado y la calidad del oro utilizado en su acuñación la vuelven aún más atractiva para los coleccionistas, quienes aprecian tanto su valor histórico como su valía intrínseca.

Una moneda de 100 pesetas de oro de Alfonso XIII, en condiciones óptimas de conservación, puede alcanzar un asombroso precio en el mercado de coleccionistas, superando los 4.275 euros e incluso más. Este hecho ha avivado el interés de muchos en rastrearla en sus hogares, explorando álbumes familiares olvidados o reliquias heredadas, con la esperanza de descubrir este tesoro y obtener un ingreso adicional significativo.

Moneda de oro de 100 pesetas del reinado de Alfonso XIII, acuñada en 1897. Fuente: (Google)

En resumen, la moneda de 100 pesetas de oro de Alfonso XIII de 1897 representa un valioso tesoro histórico y numismático que ha cautivado tanto a coleccionistas como a buscadores de tesoros. Su búsqueda en los lugares más insospechados del hogar puede resultar en una gratificante sorpresa económica.