MONEDAS

¿En tu caja de herramientas? La rara moneda de 10 céntimos de 1941 que puede valer 2620 euros y un paseo por las murallas de Ávila

Hoy exploramos el curioso caso de una moneda de 10 céntimos de 1941, acuñada bajo el régimen de Francisco Franco, que podría tener un valor sorprendente. ¡Acompáñanos en este viaje por la historia y el valor oculto en los rincones más inesperados!
viernes, 2 de febrero de 2024 · 08:04

La numismática en España está viviendo un renacimiento. Más allá de ser un simple pasatiempo, se ha convertido en una ventana a la historia. La moneda de 10 céntimos de 1941 es un ejemplo perfecto. Con su diseño único, acuñada en Madrid y fabricada en aluminio, esta pequeña pieza no solo circuló en la España peninsular sino también en territorios de ultramar. Su rareza y condición 'SC-' (sin circular) la convierten en una pieza de colección muy buscada.

El coleccionismo de monedas es una pasión que trasciende fronteras. En Europa, y especialmente en España, esta afición está ganando terreno rápidamente. La Fábrica Nacional de Moneda y Timbre desempeña un papel crucial en este fenómeno, creando piezas que son más que simples medios de pago: son trozos de historia y arte. La moneda de 10 céntimos de 1941, con su variante 'Plus con "V"', es un claro ejemplo de ello.

Moneda de 10 céntimos. Fuente: (Google)

Si tienes monedas antiguas en casa, como pesetas, euros, o céntimos, no te apresures a deshacerte de ellas. En el mundo de la numismática, cada moneda puede tener un valor inesperado. Antes de vaciar esa hucha o esa caja de herramientas, considera la posibilidad de que estés en posesión de un pequeño tesoro. ¡Nunca se sabe lo que puedes encontrar!

Con el creciente interés en las monedas, los tasadores juegan un papel vital. Ellos pueden ayudarte a determinar si esa moneda que has guardado podría ser valiosa. Y no solo hablamos de cualquier moneda, sino de piezas que llevan la historia de España, como las de Juan Carlos I, Leonor de Borbón y Francisco Franco. Conocer su valor real puede ser una grata sorpresa.

Anverso y reverso de la moneda de 10 céntimos. Fuente: (Google)

En conclusión, nunca subestimes lo que puedes encontrar en lugares cotidianos. Esa moneda de 10 céntimos de 1941, escondida en tu caja de herramientas, podría ser más que un simple recuerdo: podría ser una ventana a la historia y, quién sabe, quizás valga lo suficiente para financiar un hermoso paseo por las murallas de Ávila. Así que antes de pasar por alto esas monedas antiguas, recuerda: podrían valer mucho más de lo que imaginas. ¡La aventura de la numismática te espera!