MONEDAS

Joyas numismáticas en tu caja de recuerdos: Estas monedas de Asturias tienen un valor de entre 36.000 y 45.000 euros, pesetas por euros

Al adentrarnos en el mundo de la numismática, encontramos que algunas piezas de nuestra historia regional esconden valores inimaginables. Explora las joyas numismáticas de Asturias que pueden transformar tu caja de recuerdos en un tesoro invaluable.
sábado, 2 de marzo de 2024 · 18:03

En el corazón de cada colección de monedas, hay historias de épocas pasadas, de economías transformadas y de culturas en evolución. Entre estas narrativas, las monedas de Asturias ocupan un lugar especial por su valor histórico y económico. Específicamente, las de 5 pesetas de 1949, que bajo ciertas circunstancias de acuñación y conservación, pueden alcanzar valores de mercado que oscilan entre los 36.000 y los 45.000 euros en subastas especializadas.

Esta extraordinaria valoración se debe a la rareza y al estado de conservación de estas piezas. Las monedas de 5 pesetas de 1949, especialmente aquellas acuñadas en los años '51 o '52, son ejemplares altamente cotizados por coleccionistas y aficionados. Su valor no solo radica en su escasez sino también en la historia que representan, marcando un período de postguerra y recuperación económica en España.

Monedas para vender o cambiar por capital. Fuente: (Google)

No menos notable es la moneda de 1 peseta de 1947, la cual puede alcanzar los 1.400 euros dependiendo de su estado de conservación. Este ejemplar, junto con billetes de 5.000 pesetas del 23 de octubre de 1979 con la imagen del Rey Juan Carlos, que pueden valer hasta 3.000 euros, conforman un segmento importante del patrimonio numismático español, revelando la estrecha relación entre la historia monetaria y la identidad nacional.

Además, el ámbito de las monedas coleccionables no se limita a España. A nivel internacional, ciertas emisiones como la moneda de 2 euros de 2007 en honor a Grace Kelly de Mónaco, o la moneda de 2 euros de 2021 dedicada a la Reserva de la Biosfera Zuvintas en Lituania, también representan oportunidades de inversión significativas para los entusiastas de la numismática, mostrando que el valor de estas piezas trasciende fronteras.

Moneda valiosa con la cara de Juan Carlos I. Fuente: (Google)

Más allá de su valor monetario, cada moneda y billete es un pedazo de historia palpable que nos conecta con momentos y figuras significativas del pasado. Monedas como las de 50 céntimos y los duros acuñados en 1949 complementan este rico tapiz, ofreciendo una ventana a la complejidad y belleza de la historia monetaria de España y del mundo.

La búsqueda de monedas coleccionables, ya sea en una caja de recuerdos, en mercadillos o a través de subastas especializadas, se convierte en una emocionante aventura a través del tiempo. Las monedas de Asturias, con sus historias de valor y rareza, nos recuerdan que detrás de cada pequeño disco de metal se esconde un mundo de historia, arte y, potencialmente, una pequeña fortuna. Sumergirse en la numismática es redescubrir el pasado, invertir en el presente y preservar un legado para el futuro.