REY JUAN CARLOS

El Rey Juan Carlos y Marta Gayá, “una historia de amor donde predominó la discreción”

No hay fotos de ellos juntos, pero hay quienes aseguran que se trató del gran amor del Emérito, hoy desterrado por su hijo Felipe VI en Abu Dabi. Su historia.
domingo, 5 de junio de 2022 · 11:03

A horas del estreno de la tercera entrega de “Los Borbones: una familia real”, la periodista Carmen Enríquez ha vuelto a dar detalles de lo que fue una de las relaciones más conocidas entre el Rey Juan Carlos y una mujer que no fue su esposa, la Reina Sofía. Hablamos de Marta Gayá, la decoradora de quien se dice fue el gran amor del monarca.

"Me consta que tuvieron una historia de amor donde predominó la discreción, no hay ni una sola foto en la que salgan juntos", ha subrayado Enríquez en el programa “La Sexta Noche”, en donde desentrañó algunos de los grandes detalles de la relación y adelantó algunos detalles del capítulo de esta noche, que tratará sobre los borbones y “sus mujeres”.

Ilustración con las principales mujeres que han marcado la vida de Juan Carlos I. De ziquierda a derecha: la reina Sofía, Gabriela de Saboya, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, Marta Gayà, Bárbara Rey y Olghina de Robilant (Tomás Serrano)

La periodista ha destacado que, mientras permaneció junto a Gayá, "en ningún momento el rey se planteó divorciarse", como sí luego pasó con Corinna Larsen.

Quizás uno de los registros más importantes que hubo sobre ese renombrado amor fue un video filmado en la pequeña localidad irlandesa de Clonmellon y publicado en YouTube por Marian Branntighe.

Fue a principios del mes de julio de 2017, cuando se los captó por primera vez juntos. El rey viajaba a Irlanda donde su amigo, Allen de Jesús Sanginés-Krause, y su mujer, Lorena, tienen el castillo de Killua, a 70 kilómetros de Dublín. Este matrimonio mexicano conoce curiosamente a Don Juan Carlos por su relación con Corinna, con la que Allen hace negocios en Rusia.

En 1992 fue catalogada como “La Dama del Rumor” luego de que la revista 'Época' se atreviera a poner su nombre y rostro a la entonces pareja del Rey en 1992, en una nota firmada por el periodista Juan Luis Galiacho.

No quedaron dudas de la relación entre el Rey Emérito y Gayá una vez que él mismo bromeó en 1991, delante de un compañero de regatas de su hijo Felipe VI, que iba a saludar a los padres de su novia. “Voy a saludar a mis suegros”, anunció, en referencia al empresario hostelero Fernando Gayá y su mujer. Una actitud que no tiene relación con la asumida siempre por Marta, que siempre respetó muchísimo a la Reina Sofía, aunque revelan que no pudo soportar seguir siendo la segunda, por lo que decidió terminar con la relación.

Esa situación anteriormente descripta resultó tan insoportable para doña Sofía que el 14 de mayo de ese mismo año, cuando debía de estar celebrando su 29° aniversario de boda con Don Juan Carlos, se marchó a Bolivia con su prima y una de sus mejores amigas, Tatiana Radziwill, mientras el rey se encontraba de nuevo en Suiza –y aseguran- junto con su “novia”. 

¿Cómo conoció el Rey Juan Carlos a Marta Gayá?

Marta Gayá siempre ha sido una mujer discreta, que ha intentado huir de la fama. El polo opuesto a Larsen. Nacida en Palma de Mallorca en 1948, la decoradora fue señalada ya en 1992 por las revistas Point de Vue y Oggi como “la compañera sentimental del rey Juan Carlos”. Pero, nunca, ni desde entonces, buscó ni reconocimiento público ni económico.

Su amistad comenzó en 1974 en la discoteca del célebre Club de Mar, en Palma de Mallorca, al lado del pantalán donde Don Juan de Borbón atracaba su célebre yate "Giraldilla". En esa discoteca, el entonces Príncipe Juan Carlos ejercía de pincha discos, y bailaba encima de sus barras, ante el gesto complaciente de Marta, que vivía justo enfrente en un preciado ático. Ese fue el inicio de una larga amistad.

¿Qué hubiera supuesto el divorcio del Rey?

Políticamente, un divorcio no hubiera supuesto nada para el Jefe del Estado. Doña Sofía es Reina Consorte y no tiene ningún papel estipulado por la Constitución; sólo hubiera sido el escándalo y la humillación pública para la madre de Felipe VI. Don Juan Carlos tampoco quiere eso, hace décadas que no ama a su esposa, pero sí es cierto que ha sido una buena compañera de vida, una gran madre para sus hijos y una persona fiel a su trono, casi más que él.

Si don Juan Carlos le hubiera pedido el divorcio en aquella época, para Sofía de Grecia el dolor hubiera sido insoportable. Ahora en 2017, le importaría poco o nada. Marta Gayá es una más de las muchas amantes de su marido, pero a principios de los 90 la reina todavía sentía algo por Juanito, ahora el deber y la fidelidad son lo que le ayudan a seguir en Zarzuela. Porque la esposa de Juan Carlos I tenía una misión en esta vida, ver a su hijo proclamado, y esto ocurrió en 2014. Por lo tanto, ella ya puede descansar.

Otras Noticias