INFANTA ELENA

La Infanta Elena reacciona a la increíble decisión que habría tomado la Infanta Cristina

La mayor de las hijas del Rey Juan Carlos y una triste realidad que sería inevitable.
martes, 7 de junio de 2022 · 11:36

Aseguran que ya es un secreto a voces. Una decisión que parece cada vez más cierta. Resistida, dolida, reflexionada y vuelta a pensar. La soledad no es buena compañera, si lo sabrá la Infanta Cristina, separada y en proceso de divorcio con el ex duque de Palma, el condenado y apresado Iñaki Urdangarin. Y algo sabe la Infanta Elena, primogénita del Rey Juan Carlos y hermana mayor del Rey Felipe. Algo sabe de su hermana, que calla. Y como dice un buen dicho: el que calla, otorga.

Quienes llamaron a la tercera en la línea de sucesión al trono fueron los colegas de “Europa Press”, quienes, ante la consulta de un posible acercamiento entre su hermana y el exjugador de balonmano para el Barcelona, eligió contestar con el silencio. Una respuesta más que contundente, según consideraron en el mencionado medio.

¿De qué se trata este posible acercamiento? No es un misterio que la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin se encuentran en tierras catalanas. Cada uno por su lado, llegó para festejar los 17 años de su hija menor, Irene. Por separado, a una distancia relativamente lejana y en pisos contrastantes el uno con el otro. Así se mantuvieron hasta que alguien notó lo contrario.

Ya hay testigos, dicen, de que la excomulgada de la Casa Borbón y el condenado por el caso Nóos han vuelto a verse las caras y que, como si fuera poco, han arrancado conversaciones bastante íntimas para darse lo que se llama una segunda oportunidad.

Por debajo del tapete, se ha conocido que la decisión de la infanta sobre su ex en proceso no causa beneplácito entre sus familiares, sí de sus hijos, que ya desde hace algún tiempo sirven de sostén a su madre, sumida en su vida laboral para escaparle a la tristeza allá en Ginebra (Suiza).

No son pocos los portales que aseguran que Iñaki ha cortado de cuajo la relación que mantenía con Ainhoa Armentia, compañera de trabajo con quien la prensa le había pillado en una ocasión tomándole de la mano y con quien oficializó su vínculo apenas cinco meses después de distanciarse de su esposa la Infanta. Esta decisión del ex duque de Palma es la razón que habría servido a Doña Cristina para motivarse a intentar recomponer lo que el tiempo y las malas decisiones han hecho pedazos.

¿Pueden la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin volver a ser una pareja feliz? Solo el tiempo que les quede en Barcelona, ya sin un cumpleaños de por medio, lo dirá. La moneda ya gira en el aire.

Perdidos en Barcelona

En vísperas del feriado por la Segunda Pascua, la Infanta Cristina y su hija Irene llegaron desde Ginegra (Suiza) para festejar el cumpleaños de la menor de los Urdangarin en compañía de familiares y amigos cercanos, lejos de las responsabilidades.

Quien también se dio cita en tierras catalanas fue Iñaki Urdangarin, quien goza de salidas provisorias en su reclusión en prisión. La idea era pasar un tiempo con su hija. Lo que no se supo, ni trascendió, fue cuándo y junto con quiénes cumpliría su cometido.

Tanto la Infanta como el ex duque de Palma se alojan en el lugar donde creció todo el amor que alguna vez se tuvieron. Están en el barrio de Pedralbes, en pisos separados, pero no muy lejos el uno del otro.

Él llegó el miércoles. Se aloja en la casa de un matrimonio amigo de ambos, unos edificios imponentes con jardines comunitarios y un garaje que brinda una privacidad que al exduque de Palma le viene de pelos. Su piso mide unos 150 metros cuadrados y tiene una piscina a disposición. Se lo vio llegar solo con una mochila de viaje y sin escoltas.

Ella, en cambio, se aloja en donde siempre, en el Hotel AC Victoria Suites, a poquísimos metros de su todavía marido. Llegó el domingo.

Otras Noticias