PRÍNCIPE CARLOS

El Príncipe Carlos no puede evitarlo y vuelve a tropezar con la misma piedra

Error tras error.
lunes, 1 de agosto de 2022 · 03:30

Una nueva tormenta, una más, y otra y otra, vuelve a posarse encima del Palacio de Buckingham. Y, nuevamente, por causa del Príncipe Carlos. Alejado de las historias de amor alternativas, es otro tipo de cariño el que complica al sucesor de la Reina Isabel: la afición por recibir dinero para caridad de benefactores polémicos.

Hace muy pocos días, el heredero al trono inglés fue absuelto por una enorme suma de euros que recibió en nombre de la Corona, entre 2011 y 2015. Más de tres millones de euros de manos del jeque árabe Hamad Bin Jassim Jaber Al Thani, otrora Primer Ministro de Qatar.

Esta vez, el Príncipe Carlos fue muy lejos. Su amor por el dinero de caridad lo llevó a aceptar la ayuda de la familia de un personaje cuyo nombre fue uno de los más temidos y buscados del planeta. Un apellido que está relacionado a la muerte de 2.996 personas y más de 25.000 heridos en 2001. Nos referimos a lo ocurrido en Nueva York (Estados Unidos), al atentado a las Torres Gemelas. Y de quien hablamos no necesita presentación: es Osama Bin Laden.

El futuro Rey de Inglaterra habría recibido, entonces, 1.2 millones de euros de parte de la familia de Bin Laden a través de sus fundaciones benéficas. Así lo publica el diario británico The Sunday Times que, en todo caso, aclara que no existen indicios que los hermanastros de Bin Laden, Bakr y Shafiq, administradores del organismo de beneficencia saudí, tuvieran algún tipo de vínculo con la célula islámica creada para aterrorizar occidente.

Según relata el Times, el Príncipe Carlos se habría reunido con Bakr el 30 de octubre de 2013, poco más de doce años después del terrible atentado. “El príncipe habría aceptado el donativo a pesar del consejo expreso de varios asesores, que le advirtieron sobre las posibles consecuencias para su reputación”, consigna el mencionado medio. “No sería bueno para nadie”, le habrían advertido.

Sin embargo, aseguran que el heredero al trono “pensó que rechazarlo sería embarazoso” y, al no manifestarlo en el momento al empresario saudí, el dinero terminó siendo depositado a través del banco de la monarquía Coutts, en la cuenta del Fondo Benéfico del Príncipe de Gales (PWCF), que distribuye subvenciones a organizaciones británicas sin ánimo de lucro. La junta del Fondo lo aceptó formalmente a posteriori.

El Príncipe Carlos, durante una visita a Arabia Saudita. Fuente: (Instagram)

El Príncipe Carlos vuelve a tropezar con la misma piedra y daña cada vez más su imagen de cara a su inminente ascenso al trono británico.

La versión oficial

Desde el PWCF emitieron un comunicado en el que explican que la donación de Bakr Bin Laden “fue cuidadosamente considerada” y que fue acordada por los cinco fideicomisarios de esa época. Sin embargo, el “Times” asegura que al menos uno de los inversores expresó sus dudas al respecto.

Pensó que rechazarlo sería embarazoso.

"Se llevó a cabo la debida diligencia, con información de una amplia gama de fuentes, incluido el Gobierno. La decisión de aceptar la donación fue de los síndicos. Cualquier intento de sugerir otra cosa es engañoso e inexacto", expresó Ian Cheshire, presidente del fondo de inversión.

Otras Noticias